El primer fin de semana con toque de queda autonómico y nuevo estado de alarma nacional ha llevado de cráneo a la Policía Local de seis de las principales ciudades de l’Horta, mientras que en el resto apenas se han impuesto multas por este concepto, aunque sí se producen infracciones generales a las normativas de la pandemia como la de no llevar la mascarilla por la calle. En total, en seis de las 12 ciudades consultadas por este diario, se han tramitado unas 70 sanciones por saltarse el toque de queda (deambular por la calle sin motivo más allá del horario límite o bien organizar encuentros de más de seis personas), siendo Albal, Burjassot y Aldaia los puntos con mayores casos en dos días.

En Burjassot, la Policía Local ha levantado ocho actas por estar en la calle en horario no permitido y otras siete por organizar fiestas en viviendas. Esta cifra es similar a la de otros fines de semana y tiene que ver con la existencia de pisos de estudiantes ya que el municipio tiene una población flotante diaria de este sector que supera las 10.000 personas. Además, se han interpuesto otras 21 sanciones por no llevar mascarilla. El consistorio, que ya aplica restricciones especiales desde el viernes, ha instado a la población a cumplir las normas.

Albal ha sido otro de los puntos calientes. La Policía Local ha levantado 17 actas por no cumplir el confinamiento nocturno y otras 26 por no llevar la mascarilla, las cifras más altas en mucho tiempo. «Hago una llamada a la responsabilidad ciudadana para evitar los contagios», apela el alcalde Ramón Marí.

En Aldaia, las sanciones tramitadas por no cumplir, en lo que se refiere a horarios, el toque de queda han sido 13 a las que se suman a dos por no llevar mascarilla.

En Benetússer, las multas por vulnerar el toque de queda han sido 11, de las que 10 son por horario y una por celebrar una fiesta nocturna. Además, hay otra denuncia por incumplimiento del uso de la mascarilla y otras tres por diferentes motivos.

En Silla, el fuerte dispositivo de la Policía Local se ha saldado con 80 propuestas de sanciones, de las que ocho son por incumplir el toque de queda. El grueso del total es por no llevar la mascarilla. También hay 16 por tenencia de estupefacientes o tenencia ilícita de armas y dos por conducción temeraria y conducción bajo los efectos del alcohol.

En Torrent, la Policía Local desplegó el sábado por la noche una amplia acción en los establecimientos hosteleros para informar de las nuevas normas y mantuvo controles en distintos puntos. Con todo, la concejala de Seguridad, Inma Amat, destaca el «buen comportamiento de la ciudadanía» ya que solo se levantaron cuatro actas por vulnerar los horarios sin motivo el domingo. En la ciudad hay un cumulado de 965 actas desde el primer estado de alarma en marzo, de las que 48 son por fumar en espacios no permitido. En la última semana se interpusieron 34 sanciones.

De forma paralela, Paterna, Alaquàs, Alfafar, Xirivella o Mislata no registraron ningún caso de infracción de las normas dictadas en el toque de queda, aunque sí en algunos casos por no llevar puesta la mascarilla.

Botellón de 150 personas en Manises

La policía Local de Manises desmanteló el pasado viernes en el polígono de La Cova un macro botellón en el que habían en torno a150 personas. Debido a la gran cantidad de gente los agentes requirieron el apoyo de la Policía Nacional.

La llegada de los agentes provocó que el macrobotellón se dispersara rápidamente y que los participantes se colocasen las mascarillas para evitar multas. Sanciones que sí llegaron en el control de alcoholemia que se estableció a la salida del polígono. En ese control se procedió a la detención de un conductor de un vehículo que carecía de carné de conducir. También hubo una denuncia por dar positivo en el control de alcoholemia, además de otras tres amonestaciones relacionadas con cuestiones técnicas tales como tener caducada la Inspección Técnica del Vehículo (ITV).

Esta operación se llevó a cabo la noche anterior entrar en vigor el toque de queda. Una vez declarado el estado de alarma y las nuevas restricciones, la Policía Local de Manises apenas impuso sanciones, por lo que esperan que gracias a las medidas del Gobierno se eviten nuevas concentraciones como del viernes en la Cova. La Policía Local de Manises, de cara al próximo fin de semana, ante las posibles celebraciones de la Noche de Halloween del sábado 31, va a reforzar el servicio de vigilancia nocturno.