Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suspenden el juicio contra la exalcaldesa de Puçol al estar confinada una testigo

La defensa de la exdirigente del PP argumentó que se trataba de una declaración "relevante" y alertó de que el proceso acabara siendo nulo

La exalcaldesa de Puçol, Mercedes Sanchis, ayer, al inicio de la vista que fue suspendida. | F. CALABUIG

El magistrado del Juzgado de lo Penal nº7 de València acordó la suspensión del juicio que debía celebrarse ayer en la Ciudad de la Justicia contra la exalcaldesa de Puçol Mercedes Sanchis, por un posible delito de prevaricación administrativa, al no poder asistir a la vista una de las testigos al encontrarse confinada en su domilicio con motivo del positivo por coronavirus de su hija y de estar a la espera de realizarse la prueba PCR. Se trata del segundo aplazamiento del juicio oral tras el obligado de abril por el decreto de alarma del gobierno central.

Todo estaba ayer listo para el juicio por prevaricación administrativa contra Mercedes Sanchis, exalcalde de Puçol. La que fuera dirigente del Partido Popular se sentaba en el banquillo, después de que Enric Esteve, exalcalde y actual concejal de Compromís, remitiera en 2017 a la Ficalía la documentación relativa a la gestión de Sanchis tras unos vertidos realizados por una empresa a la red de alcantarillado municipal.

Como avanzó en exclusiva este diario, en octubre de 2016, el departamento técnico municipal informó al entonces edil Juan Manzaneque de la existencia de dos expedientes abiertos a la empresa Dulce Hola, por los daños causados al alcantarillado por los reiterados vertidos de una sustancia corrosiva. En total, se vieron afectados unos 1.300 metros de canalización, cuyo reparación superaba los 222.000 euros. Fue entonces cuando Esteve, alcalde en esa fecha, detectó, tras hablar con los técnicos, que en 2012, el área de Urbanismo había abierto dos expedientes, pero uno de ellos había prescrito, sin que la la mercantil Dulce Hola hubiera recibido comunicación oficial de los daños ocasionados y el requerimiento para sugragar la reparación. ¿El motivo? Al parecer, Mercedes Sanchis, alcaldesa cuando se produjeron los hechos, no había firmado la notificación, tal como aparecía reflejado en la diligencia incorporada al expediente administrativo del caso.

No firmó el expediente

De hecho, durante la investigación interna abierta en 2017 para esclarecer lo sucedido, tal como consta en el auto, Enric Esteve propició un careo de Sanchis con los técnicos, que aseguraron que la popular se negó a firmar el expediente. La falta de rúbrica provocó que el procedimiento de sanción prescribiera en 2013.

Con tota la documentación remitida a la Fiscalía, se abrieron diligencias que desembocaron en un proceso judicial y en el juicio oral que estaba fijado para ayer.

Cuando las partes ya se estaban en la sala para iniciar el juicio, el magistrado comunicó que una de las testigos, la representante de Dulce Hola, había informado de que se encontraba confinada en su domicilio a la espera de la prueba PCR por coronavirus, después del positivo de su hija.

Ante la situación, el juez pidió a fiscalía y defensa que se pronunciaran. La fiscal se mostró partidaria de realizar la vista y aplazar la declaración de la testigo cuando su situación sanitaria lo permitiera. Por su parte, el abogado defensor, el popular Vicente Ibor, argumentó que el testimonio de la testigo era «impresdindible y relevante» y «no podemos renunciar». Además, apuntaba que no se garantizaba que la testigo pudiera declarar en el plazo de 30 días marcado por ley y que podría desembocar en la nulidad del proceso. El juez compartió las tesis de la defensa y acordó la suspensión del juicio ya que «no se puede desdeñar la declaración de una testigo» y entendiendo el «riesgo» que se corría -en referencia a la invalidez del proceso-«por la situación de incertidumbre sanitaria actual». La nueva fecha del juicio será el 14 de mayo.

M. Sanchis: «Ya tengo ganas de que todo se aclare»

A la salida de la sala, Mercedes Sanchis se mostraba contrariada por el aplazamiento ya que «tengo ya ganas de que todo se aclare y demostrar mi inocencia». Pero por otro lado, la exalcaldesa del PP, que acudió acompañada por Paz Carceller, actual alcaldesa, reconocía la importancia de la declaración de la testigo, sobre la que se apunta una supuesta amistad, que la exmandataria popular considera inesxistente, y que podría haber influido en su manera de proceder sobre el expediente.

Compartir el artículo

stats