La niña de 14 meses que se atragantó el lunes con una habichuela en la hora de la comida en la ‘escoleta’ municipal de Rocafort ha fallecido esta madrugada. La pequeña fue intervenida quirúrgicamente pero no ha podido superar los daños causados por la falta de oxígeno.

Según ha podido saber este diario, el incidente ocurrió el lunes pasado el mediodía, en las instalaciones de la escoleta de Rocafort, de gestión municipal. Durante la hora de la comida, la niña, comenzó a sentirse mal al atragantarse con una habichuela de pequeño tamaño. Según explica el alcalde Guillermo José, el personal del centro activó rápidamente el protocolo para este tipo de casos, tras la llamada al 112. «La Policía Local se presentó allí en apenas un minuto, mientras que los servicios de emergencia llegaron en torno a los 19», apunta.

Los servicios sanitarios atendieron a la niña realizando en un primer momento técnicas de antiatragantamiento -las docentes fueron las primeras que lo intentaron-, pero en vista de que no reaccionaba y de que no podían extraerle el objeto decidieron evacuarla de emergencia hasta el hospital. Allí, según fuentes solventes, tuvo que ser operada de urgencia para tratar de retirarle la legumbre, que le obstruía la respiración. Desde entonces ha permanecido ingresada en la UCI en estado crítico, debido a los daños cerebrales sufridos por la falta de oxígeno, y esta madrugada ha fallecido.

El incidente cayó como un jarro de agua fría en Rocafort, en general, y en la escoleta municipal, en particular, donde tanto las familias como el propio personal aseguró que había sido un «golpe muy duro». La pequeña se había matriculado en el centro este curso por primera vez.

El Ayuntamiento de Rocafort ha decretado tres días de luto oficial y la escoleta permanecerá cerrada el viernes.