Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Beniparell reclama ampliar el barranco un kilómetro para evitar inundaciones

El alcalde asegura que el alcantarillado no hubiera tragado el caudal del barranco - Climent aboga por infraestructuras que reduzcan los daños

Rafael Climent y Voro Masaroca, ayer, en el polígono Vereda Sur de Beniparrell. | L-EMV

Rafael Climent y Voro Masaroca, ayer, en el polígono Vereda Sur de Beniparrell. | L-EMV

Los trabajos en el polígono Vereda Sur de Beniparrell para tratar de recuperar la normalidad, tras las inundaciones sufridas el pasado jueves y que obligaron a cientos de trabajadores a pasar la noche en sus empresas, seguían ayer a todo tren. «Queda mucho, mucho por hacer para recuperarnos de este caos», explica el alcalde Voro Masaroca, que avanza que ya han iniciado los trámites con el consorcio de seguros para la declaración de zona catastrófica.

El desbordamiento del barranco de Picassent provocó las inundaciones. ¿Y cómo se puede evitar? El alcalde indica que «si caen cien litros, el barranco no se sale. Ahora bien, si caen aquí 200, más lo que llega de Picassent, Montserrat o Turis, el barranco no tiene capacidad para absorber la gran cantidad de caudal que baja». Para Masaroca, la única solución pasa «por alargar el barranco un kilómetro hasta la Albufera, aunque eso ya es término de Silla, en una actuación similar a la que se hizo en Catarroja y Massanassa».

El polígono Vereda Sur carece de alcantarillado que recoja las pluviales. «Estamos hablando de un polígono que se hizo hace 40 años, y que ya no se tenía que haber hecho porque se sabe que Beniparrell tiene un alto riesgo de inundación, ya que por aquí pasa toda el agua recogida en municipios de más arriba». Por tanto, el alcalde afirma que «por muchos alcantarillados que tengas, con tuberías de cinco metros, si nos llega un caudal como el del jueves, no hay nada que hacer y esto volverá a pasar». Además, el alcalde admite que este tipo de actuaciones «no son de un día para otro». Por tanto, «lo más importante ahora es poner sobre la mesa todo lo necesario para las empresas afectadas puedan recuperar su actividad cuanto antes».

En este escenario, el conseller de Economía, Rafael Climent, visitó ayer Beniparell para conocer de primera mano el alcance de los daños. «La verdad es que ha sido un desastre. Ahora hay que evaluar los daños para conocer la situación real y buscar sinergias con las que, por un lado se ayude a los damnificados, y por otro, se encuentren las infraestructuras necesarias para que esto no vuelva a suceder o que los daños sean los menores posibles». El conseller recordó que el Ivace habilita ayudas para la mejora de las áreas industriales.

Por su parte, el Ayuntamiento de Picassent, otro de los puntos críticos donde dos colegios se quedaron aislados a la hora de la salida de clase, ya durante este fin de semana ha empezado los trabajos para limpiar todas aquellas zonas afectadas con la ayuda de maquinaria pesada dada la situación de algunos emplazamientos.

La alcaldesa Conxa Garcia, que visitó las zonas más afectadas, ha manifestado que «dada la gran cantidad de desperfectos ocasionados por el temporal, vamos a trabajar para restablecer lo más pronto posible la normalidad».

En Picassent se registraron un total de 221 litros por metro cuadrado, unas cifras históricas que se extendieron al término municipal donde se recogieron 324 litros en la partida de Terrabona, 233 en la Soroixa y 205 en el Realón. La gran cantidad de agua acumulada provocó caída de muros, arrastre de márgenes y alzamiento de la calzada en caminos.

Plan para reparar el riego en Torrent

Las tormentas y sus daños han provocado también otras acciones en la comarca. Así, el Consell Agrari Municipal de Torrent estudia realizar una modificación presupuestaria y destinar 100.000 euros de su remanente a ayudas de urgencia destinadas a paliar los daños en instalaciones de riego localizado ocasionados por el temporal. En estos momentos se trabaja en la redacción de las bases, que se harán públicas en próximas fechas.

De forma paralela, el Partido Popular ha demandado al equipo de gobierno de PSOE y Cs, que acometa el estudio y confección de un plan de actuación en vías y caminos urbanos, para minimizar los daños que se producen tras episodios de grandes lluvias. Una de las propuestas es el análisis de los pasos inundables que cruzan los barrancos de la ciudad y que, en situaciones de grandes avenidas de agua, quedan impracticables, aislando a los habitantes de urbanizaciones y diseminados, donde residen 3.000 personas.

La portavoz Amparo Folgado considera que «es obligación del gobierno local procurar una adecuada calidad de vida a sus vecinos, y en este caso, el equipo de PSOE y Cs han de pedir a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) que, conjuntamente, se realicen mejoras en vados y pasos sobre los barrancos, para evitar el aislamiento de miles de vecinos con las lluvias».

Por otro lado, el Partido Popular de Meliana ha criticado la «pésima intervención del equipo de gobierno y nula preparación para solucionar los problemas del pasado temporal» que incomunicó zonas de la localidad. El PP señala áreas como el camí del Barranquet o el barrio de Nolla, que ya son puntos negros pero que esta vez se inundaron con mayor nivel de agua.

Respecto a la nueva rotonda que se construye en Foios, Cuesta alerta de que puede convertirse «en un dique de contención» del agua de los campos que acabará provocando inundaciones en Nolla y «es una ratonera a la salida y entrada de Meliana inundado más».

El portavoz Pedro Cuesta critica que no se cortaran los accesos al cementerio «quedándose seis o siete vehículos atrapados» cuyos dueños salieron «por las ventanillas».

Las infraestructuras "funcionaron" en Aldaia y Silla

Aunque hubo momentos delicados, las nuevas infraestructuras evitaron inundaciones graves en Aldaia y Silla. En el primer municipio, la ampliación del cunetón que conecta el barranco de la Saleta con el de Torrent, aguas arriba, y desvía parte del agua, ejecutada en 2017, evitó que el caudal llegara al casco urbano. Además, en los presupuestos del Consell para 2021 figura una partida de 386.000 euros para revestir el cunetón, lo que mejorará su eficacia. En Silla, la Generalitat y el Gobierno han invertido en los últimos años cerca de 15 millones en una potente red de colectores que evitaron muchos daños, aunque finalmente se desbordó la rambla de la Independencia. En 2021 se acometerá la última fase con un presupuesto previsto de 1,6 millones para actuar en el barranco que viene de Picassent.

Compartir el artículo

stats