Un grupo de animalistas han constituido la plataforma antitaurina de Alfafar, «un movimiento pacífico que rechaza la tortura como diversión y que protege los derechos de la infancia», según explican sus impulsores.

El colectivo señala que en Alfafar «se celebran los crueles festejos taurinos tales como toro embolado, toro en cuerda y la terrible cagada del manso, donde el sufrimiento de los animales es evidente».

Además, la plataforma antitaurina recuerda que la subvención municipal de casi «10.000 € de dinero que sale de los bolsillos de los vecinos de Alfafar a los que nadie pregunta, y por si todo esto fuera poco se vulneran los derechos de la infancia ya que la Generalitat Valenciana tiene una ley que prohíbe que los menores asistan espectáculos donde se maltratan animales y esto lo respalda la ONU».