La lotería este año también será rara. La pandemia ha golpeado al sector pero, conforme se acercan los días, la venta sigue creciendo. Sin contar la lotería de asociaciones, fallas y grupos (son los más perjudicados) la gente mantiene la ilusión: siguen queriendo participar y tener su suerte dentro del bombo del 22 de diciembre.

Las administraciones de l’Horta aseguran que es un año «raro», pero se nota una subida en los compradores particulares o en la seguridad que tienen a la hora de escoger los números. «Este año los clientes lo tienen claro, es el 20, optan por este número al ser este el año de la pandemia», asegura Paz Mateu, gerente de la administración San Antonio de Aldaia. La administración está ubicada en Aldaia desde 1985, pero es desde 2009 cuando se pone al frente una de las hijas, Paz. Desde entonces han dado muchos premios destacados: entre ellos, uno de Navidad en 2010. Al no haber este año fiestas, las clavarías o las comisiones o no han hecho o han hecho menos lotería, señala Mateu. Los décimos particulares se están demandando más y, añade Mateu, la gente pregunta por aquellos números que las clavarías o las comisiones falleras habitualmente jugaban y de los que este año no han realizado participaciones.En cuanto a la venta online, de momento la venta es la habitual, aunque las administraciones prevén que aumente en el mes de diciembre.

Por su parte, Rafa Sanchis, gerente de Lotería de Manises, aseguraque desde que tienen la administración, desde el año 2000, «no habíamos visto nunca esto». A partir del 2005 empezaron su venta por internet creciendo por toda España y a partir del 2009 empezaron a dar grandes premios. Han repartido tres gordos de Navidad y en estos momentos trabajan a contra reloj un equipo de 12 personas. La venta se ha dividido en tres modelos: los asociativos, la venta online y ventanilla. «Este año tan raro destaca bastante la bajada en asociaciones, en la física de momento mejor que el año pasado y en internet ha habido una crecida importante en comparación con otros años. El sistema online puede ser que salve la bajada de la venta asociativa y se equilibre un poco», argumenta Sanchis.