El grupo popular de Xirivella ha transmitido al gobierno municipal en el último pleno el malestar que existe entre madres y padres por la ubicación de una campaña contra la prostitución a la entrada del polideportivo municipal. “El problema no es la campaña, nosotros también mostramos todo nuestro rechazo a esta lacra, el gran inconveniente de ésta, firmada por Bankia, Médicos del Mundo, Fundación Montemadrid y Generalitat Valenciana, es que el Ayuntamiento de Xirivella ha decidido instalarla en el polideportivo sin tener en cuenta que el lenguaje que se utiliza no es propio para que lo lean niños de entre seis y catorce años que pasan todos los días por ahí delante”, afirma Enrique Ortí, presidente del Partido Popular de Xirivella.

Según la formación pular, "haciendo caso a madres y padres que nos trasladaron su malestar, propusimos al gobierno que reubicara esta campaña a otro punto del municipio que pase desapercibida para los menores y tenga un mayor efecto en los adultos”.

Sin embargo, afirman que la respuesta de la concejala de Igualdad les dejó "atónitos" tanto al grupo popular como a las madres y padres "ya que incluso se enorgullece del resultado obtenido". “La libertad de algunos padres es la esclavitud de muchas mujeres. Toda campaña tiene una intención y si ha impactado a los papás y a mucha más gente me alegro”, afirmaba la concejala en el pleno.

Los nueve carteles que componen la campaña “incluyen un lenguaje que no es apto para menores, introduciéndoles conceptos inadecuados para esta edad. Así no se respeta la libertad de los padres para explicar a sus hijos estos temas tan delicados cuando ellos lo consideren y tampoco se protege a los menores desde el consistorio”, señalna desde el PP.