30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Skate" sobre el muro de los Silos

El edificio de Burjassot está catalogado como monumento nacional

Un ciclista aprovecha la pirámide del contrafuerte para cicular con su bici por el muro del monumento, mientras otro lo graba. | L-EMV

Un ciclista aprovecha la pirámide del contrafuerte para cicular con su bici por el muro del monumento, mientras otro lo graba. | L-EMV

Hace algo más de un año, cuando en el paseo Concepción Arenal de Burjassot concluyó la edificación del contrafuerte del muro noreste de los Silos, algunos vecinos expresaron su temor de que esta nueva pieza arquitectónica, dadas sus características formales, pudiera convertirse en «objetivo fácil para la barbarie».

Independientemente de valoraciones estéticas, la espectacular pendiente del flamante prisma triangular –ese «toblerone» que asegura la estabilidad del muro tras su restauración– parecía presentarse como la «tentación» tanto de «ensuciadores de paredes» como de aficionados al denominado «deporte urbano». Aunque no construida con ese fin, obviamente, la enladrillada rampa del contrafuerte constituye, de hecho, un magnífico escenario para las exhibiciones ciclistas del BMX, las patinadoras de «skate» o las no menos impactantes acrobacias pedestres del «parkour».

A dicho escenario –la pendiente del talud de contención–, cabría añadir la construcción de los tres grandes portales de acceso a los subterráneos de los Silos y la recuperación de las antiguas bajantes del sistema de desagüe conectadas a las gárgolas del muro, de manera que el «espectáculo» podría extenderse desde la calzada del paseo Concepción Arenal hasta la explanada de los Silos. Toda una tentación a la que algunas personas ya han sucumbido.

Si bien el muro noreste, su contrafuerte y portales a fecha de hoy están limpios de pintadas, sus respectivas superficies ya han soportado, en varias ocasiones, ruedas de bicicleta y patinete, así como suelas de zapatos de espontáneos «deportistas», desde que a finales de este pasado noviembre el Ayuntamiento de Burjassot dio por concluidas las obras de emergencia de la muralla y, en consecuencia, abrió al público la parte del paseo Concepción Arenal cerrada anteriormente con vallas de seguridad.

Exhibiciones acrobáticas

Desde entonces –y hasta el momento de forma puntual– se ha podido avistar grupos de jóvenes desafiando la gravedad en la vetusta pared de los Silos o encaramándose a alguno de sus portales y bajantes de desagüe. Recientemente, una pareja de avezados ciclistas BMX ofreció una auténtica exhibición. En una de sus pruebas de destreza, ambos demostraron cómo se puede subir en bicicleta por la rampa del contrafuerte desde la calzada del paseo, recorrer un tramo de muralla por encima de un portal sin tocar su cubierta y, finalmente, bajar al paseo en escasos segundos. Un espectáculo.

En el mismo escenario, también se ha podido presenciar la actuación de otro grupo tratando de emular a los acróbatas del «parkour» para trepar a lo alto de un portal. Algunos miembros de esta banda incluso ensayaron la escalada del contrafuerte en patinete, aunque sin la espectacularidad de los ciclistas BMX o de los más duchos «skaters». Los ladrillos cerámicos de la rampa aguantaron el roce de ruedas bajo el peso de los patinadores.

Cámara de 360 grados

¿Cundirá el ejemplo de estos grupos «deportivos»? Los referidos hechos, aunque hasta ahora solo se han dado de manera esporádica, vendrían a confirmar aquellas sospechas que algunos vecinos manifestaron sobre la posible práctica de actividades que supongan una amenaza al estado de conservación del monumento.

Para prevenir la proliferación de veleidades «pictóricas» y «deportivas» –entre otras actuaciones que pudieran perjudicar la salud del Monumento Histórico-Artístico Nacional desde 1982–, poco después del derrumbe del muro el 18 de septiembre de 2018, y, por tanto, mucho antes de su restauración, el Ayuntamiento de Burjassot ya instaló en una de las farolas de alumbrado de la explanada de los Silos, ubicada en el paseo Concepción Arenal, una cámara de seguridad con una visión de 360 grados. El artefacto, de alta resolución, tiene la capacidad de grabar durante las 24 horas del día y cuenta con la supervisión de la Policía Local. El mensaje de advertencia era y sigue siendo claro no sólo para «vándalos» a pie, sino también para aquellas personas que –sin autorización– invadan con vehículos el espacio del monumento pudiéndolo dañar.

Además, en el mismo mes que se produjo el desplome de la muralla, el pleno municipal de Burjassot acordó solicitar a la Concejalía de Cultura y Patrimonio Histórico y Artístico del Ayuntamiento de València, propietario de los Silos, la inclusión del monumento en su «programa de videovigilancia» de los Bienes de Interés Cultural para «prevenir y evitar actos vandálicos o cualquier incidente».

Compartir el artículo

stats