El ecoparque móvil de la Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos (Emtre) culminó este lunes por la mañana su ciclo de visitas en 2020 a Burjassot. Como viene siendo habitual, los operarios de la Emtre instalaron el multicontenedor de desechos en el estacionamiento público de las Palmeras, junto al Mercado Municipal L’Almara y el Centro de Especialidades, para ofrecer sus servicios hasta el próximo miércoles en horario de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas.

  Este año será conocido no solo como el de la pandemia de coronavirus, sino también, al menos en el ámbito de la sostenibilidad, como el primero en que la unidad móvil de residuos se presentó en la Ciudad de los Silos, al menos tres días en una o dos semanas, durante los doce meses del ejercicio.

  Según fuentes municipales, el aumento de frecuencia de servicio del ecoparque responde al “interés creciente en la población por disponer de un espacio donde depositar desechos domésticos –como bombillas, termómetros, aceite de motor, llaves, tornillos, juguetes eléctricos, cartuchos de impresora, teléfonos y radiales, entre muchos otros objetos– para los cuales no existen contenedores específicos”. De hecho, antes del inicio de 2020, la Oficina de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Burjassot –teniendo en cuenta “peticiones vecinales”– acordó con la Emtre organizar “visitas para cada mes del año”.

  Como en todas las visitas del ecoparque, desde la Oficina de Sostenibilidad municipal y desde la Entidad Metropolitana volvieron a aconsejar a la ciudadanía “reducir” el consumo, “reutilizar” al máximo y, cuando ya no sea posible alargar la vida útil de aquellos enseres domésticos para los que no hay contenedor específico, “llevarlos al ecoparque” para su reciclaje.