El protocolo de seguridad frente al coronavirus continúa impidiendo a la Sociedad Protectora de Animales de Burjassot (SPAB) montar sus tradicionales mercadillos u otro tipo de eventos solidarios, al aire libre, con el fin de recaudar fondos destinados al cuidado de los animales que tiene a su cargo. Pero, como apuntan desde el colectivo animalista, urge «seguir manteniéndolos, alimentándolos y acudiendo al veterinario cuando lo necesiten», entre otros menesteres.

En estas circunstancias y con el lema «Colaboración ciudadana», la SPAB acaba de emprender su primer Rastrillo Virtual Solidario a través de la plataforma de internet Wallapop para poder ofrecer productos «de forma segura para todos y todas» hasta que cese la situación generada por la pandemia o las autoridades le permitan a la asociación organizar rastrillos en la vía pública. En estos momentos la Protectora ya está colocando en las ‘estanterías’ de Wallapop una variada gama de artículos, tanto de su ‘merchandising’ como de los procedentes de donaciones anónimas para la causa, a precios asequibles. La recaudación obtenida con la venta de género irá «destinada íntegramente a beneficio de la SPAB».

Asimismo, la Protectora invita a la ciudadanía a colaborar en la causa animalista de tres modos, que viene impulsando desde su constitución en julio de 2008: «hacerse socios» por «tres euros mensuales»; por «10 euros al mes», «apadrinar o amadrinar» un animal de su refugio «sin compromiso de adopción» para sacarlo a pasear y «contribuir a su sociabilización», y por «sólo un euro al mes» unirse a su «grupo de Teaming» y patrocinar causas sociales.