La corporación de Torrent observa con «mucha preocupación» el ascenso de contagios por covid en la ciudad, la comarca, la Comunitat Valenciana y el Estado español, según manifestó ayer el alcalde, Jesús Ros, quien instó, una vez más, a cumplir las normas y recalcó que «hoy por hoy, la mejor vacuna contra el virus es cumplir las normas de protección, higiene, distanciamiento y evitar contactos».

El alcalde hizo esta valoración tras presentar el balance de multas que se han impuesto en la ciudad por las diferentes fuerzas de seguridad desde que se declaró el primer Estado de alarma y hasta el 31 de diciembre de 2020, que ascienden a 4.429 denuncias.

De hecho, durante el Estado de Alarma decretado por el Gobierno el 14 de marzo de 2020, en el que la mayor parte de competencias sancionadoras recaían sobre los cuerpos estatales, la Policía Nacional efectuó un total de 1.600 denuncias en Torrent y la Policía Local otras 1.357.

Y tras la asunción de estas competencias por las autonomías, la Policía Local ha tramitado un total de 1.472 sanciones, que se desglosan en 1.219 denuncias por no llevar la mascarilla, 115 por no respetar el toque de queda, 69 por fumar sin respetar la distancia establecida, 62 a los locales de hostelería que no respetaron las medidas y siete por organizar fiestas privadas ilegales. En los que se refiere a locales, son una veintena los que acumulan las multas por incumplimientos reiterados. De las fiestas ilegales, ninguna se produjo en Noche Vieja, aunque esa noche hubo quien vulneró el toque de queda.