El cierre perimetral durante los fines de semana, impuesto por el Consell a las ciudades de más de 50.000 habitantes, afectará en l’Horta a más de 140.000 personas censadas en los términos de Torrent y Paterna. Por ello, ambos consistorios diseñaron ayer los operativos que tendrán que desplegar ya a partir de este viernes, 29 de enero, para vigilar las entradas y salidas. En total entre las dos ciudades, sus responsables municipales estiman que tendrán que situar controles en 15 puntos, que son los que registran habitualmente mayor movimiento.

En Torrent, el gobierno vivió ayer una frenética mañana de preparativos, que comenzaron con la Junta de Gobierno Local, seguida de la reunión del Cecopal, donde se tomaron las principales decisiones, con la reunión de la Junta de Portavoces, para finalizar, en la que se informó a la oposición.

El consistorio y las fuerzas de seguridad estiman que hay que vigilar cuatro puntos clave: las entradas y salidas de la autovía de València a Torrent y la carretera de Montserrat, y las dos estaciones de metro. Un dispositivo integrado por la Policía Local y patrullas de la Comisaría de Policía Nacional, se encargará de los controles en estos puntos, que serán semipermanentes, aunque también habrá otros de tipo aleatorio.

El alcalde Jesús Ros considera que «la medida entra dentro de las actuaciones para restringir la movilidad, que es uno de los principales problemas de la pandemia» y recuerda que «Torrent es una ciudad con muchas interacciones con los municipios del entorno». Además, el mandatario hace un llamamiento a la ciudadanía a actuar con responsabilidad «porque atendiendo al nivel de contagios que tenemos, no deberíamos ni salir a la calle en Torrent».

Ayudas al comercio

Dado que este cierre perimetral, que estará vigente al menos hasta el 15 de febrero, será otro perjuicio más al comercio, Ros indica que, una vez se conozca al detalle las del Consell, el consistorio implementará otras nuevas. El Plan Resiste de la Generalitat destina a Torrent 1’9 millones de euros, mientras que Paterna tiene asignados 2.19 millones.

Precisamente en Paterma, el ayuntamiento ya ha diseñado el dispositivo de control de cara al confinamiento perimetral del fin de semana. Así, la Policía Local vigilará hasta once puntos de entrada y salida del término municipal, con dos patrullas en cada uno de ellos y aumentando los efectivos durante viernes, sábado y domingo. Cabe recordar que Paterna es una ciudad policéntrica. Además, el bando móvil recorrerá las calles para recordar a la ciudadanía que no se puede entrar ni salir del término municipal sin causa justificada, advirtiendo de que se sancionará a quien lo incumpla.

El alcalde Juan Antonio Sagredo alerta de que «estamos en el peor momento de la pandemia, por eso cualquier medida que establezca que la gente socialice lo menos posible es bienvenida». El socialista recuerda que Paterna «fue la primera gran ciudad que solicitó el autoconfinamiento a sus vecinos y vecinas, y ahora lo que pedimos es que por favor todos y todas se queden en casa el mayor tiempo posible». Por tanto, Sagredo señala que «sólo deberíamos salir para ir a trabajar, a estudiar, para ir a comprar, para emergencias y poco más. Porque estamos hablando de salvar vidas».

«Hemos expedido certificados de trabajo para el comercio»


Ante el confinamiento perimetral, la Asociación de Comercio y Servicios de Torrent (ACST) considera va a perjudicar nuevamente al comercio. «Torrent es una ciudad que presta muchos servicios a los pueblos del entorno e impedir la entrada desde el viernes al mediodía, va a dificultar el trabajo de tiendas, clínicas y otros tipo de servicios», manifestó el portavoz de ACST, Iván Valls. El técnico indicó que, desde el anuncio de Ximo Puig, la asociación no ha dejado de recibir consultas porque «el decreto no está lo suficientemente desarrollado en algunos aspectos».

Por ello, aclara que la limitación de dos personas no convivientes en espacios privados «no se refiere a la actividad laboral» por lo que «el comercio funcionará con el aforo que tiene establecido. Con todo, Valls recomienda a los y las comerciantes qiue vivan fuera de la ciudad que dispongan de un certtificado de su actividad, para ellos y su personal, que les permita entrar y salir. «Nosotros en la asociación tenemos un modelo y ya hemos expedido más de 30», indicó.

Para servicios sanitarios privados o veterinarios, también propuso a clínicas y centros que «remitan un documento a sus clientes que necesiten venir por una urgencia» de fuera de la ciudad.

Y en todo tipo de servicios de sumunistro a domicillio que hayan de prestarse en otros pueblos, entre ellos la hostelería, pidió al Consell que sea más claro en la normativa, aunque entiende que podrán prestarse.