Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exalcalde de Bonrepòs llevará a su gobierno ante el juez al no haber acuerdo

La alcaldesa y tres edilles niegan ante el Juez de Paz haber atentado contra el honor de Rodríguez tras ser acusado de presunto acoso

Rubén Rodríguez con los miembros de su gobierno que acudieron al acto de conciliación.  | L-EMV

Rubén Rodríguez con los miembros de su gobierno que acudieron al acto de conciliación. | L-EMV

El enfrentamiento entre el exalcalde de Bonrepòs i Mirambell, Rubén Rodríguez, y el que fuera su equipo de gobierno (PSPV), formado por la actual alcaldesa Raquel Ramiro y los concejales Jesús Raga, Carmen Laso y José Manuel Alberich, tras la denuncia de acoso de una trabajadora ante la mesa de Igualdad (que acabó con la dimisión del primer edil), va acabar en el juzgado tras fracasar el acto de conciliación celebrado este martes ante el Juez de Paz.

Rodríguez convocó al acto de conciliación de forma individual a cada uno de los miembros que estaban con él en el gobierno en julio de 2020 -cuando se produjo la dimisión-, que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Bonrepòs i Mirambell, a excepción del edil y exalcalde Jesús Raga que hizo el acto por videoconferencia.

Rubén Rodríguez, según relata a Levante-EMV, pidió que los concejales restablecieran su honor y el de su familia, que él considera que se ha dañado seriamente por «las injurias y calumnias vertidas en medios de comunicación tras su dimisión». También exigió una compensación económica al considerar que se le ha acusado de acoso cuando no hay ninguna denuncia interpuesta ante las fuerzas de seguridad, y cuando no se le ha citado a declarar antela Mesa de Igualdad para defender su postura. «Como nadie ha querido escuchar mi versión sobre los hechos, al no ser citado para declarar ante la Comisión de Igualdad que siete meses después sigue sin resolverse, tendré que dar mi explicación ante el juez. Mi abogado ya está tramitando la pertinente denuncia al fracasar el acto de conciliación», señala el exedil.

Tanto la actual alcaldesa, Raquel Ramiro, como los otros tres concejales que siguen en el gobierno (Jesús Raga, Carmen Laso y José Manuel Alberich), mostraron su no avenencia al acto de conciliación al considerar falsas las acusaciones de Rodríguez. «Es mentira que hayamos vertido calumnias sobre él. He recogido todos los artículos de prensa donde se demuestra. Creo que hemos sido muy prudentes en este proceso y nunca hemos informado de nada hasta que no se resuelva la comisión de Igualdad», explica la alcaldesa, quien sigue defendiendo que «en todo momento se ha actuado siguiendo la legalidad vigente» y que, en ningún caso, se le obligó a Rubén Rodríguez a dejar su acta.

La resolución de la comisión de Igualdad a punto de comunicarse

Fue una trabajadora que estaba becada en verano la que acusó de acoso al entonces alcalde Rubén Rodríguez ante la comisión de Igualdad municipal, órgano que abrió unexpediente e investigó el caso. Precisamente fuentes municipales afirman que la mesa de Igualdad ya decidió la semana pasada pero «la resolución aún está pendiente de ser comunicada tanto a los afectados como al resto del equipo de gobierno, y por lo tanto aún no es pública», indican en el consistorio.

Un proceso que se ha alargado en el tiempo, puesto que la denuncia se produjo el pasado mes de julio, algo que recrimina el exalcalde Rubén Rodríguez, quien cuestiona la validez de esta comisión. «Han pasado siete meses, nadie me ha citado a declarar deforma oficial para dar mi versión y tuve que pedir el expediente al consistorio para saber de qué se me acusaba», señala. Algo que desmienten desde el gobierno, asegurando que sí se le citó pero él alcalde rechazó la opción. «Recibir un correo electrónico no es una citación oficial», esgrime Rubén Rodríguez.

Compartir el artículo

stats