El cierre perimetral de Paterna desde las 15 horas, unido a la salida del trabajo de Fuente del Jarro un viernes, ha provocado retenciones superiores a las habituales, en determinados puntos como la N-220, la rotonda de Asepeyo, la salida hacia de CV35 o por los accesos a la Canyada, según han explicado trabajadores afectados. También se produjeron colas considerables en la CV-371, vía de entrada y salida a Paterna a través de la V-30, debido a los controles de la Policía Local.