El Ayuntamiento de Alfafar, asesorado por el servicio jurídico antidesahucios El Rogle se ha reunido con una representación de las 100 familias afectadas que viven en pisos de alquiler VPO adquiridas recientemente por el Sareb, y que les está instando a abandonar sus alojamientos tras no renovarles el contrato.

El consistorio se ha comprometido a hacer frente común para frenar los desalojos. «Lo primero que hemos hecho es asesorarles para que sigan pagando el alquiler, ya que el estado de alarma les ampara obligando a prorrogar los contratos de arrendamiento durante su vigencia», señala el alcalde Juan Ramón Adsuara.

Asimismo, también se va a poner en contacto con el director general de Vivienda, Alberto Aznar, para informarle de la situación pues estos pisos fueron construidos por la Generalitat Valenciana en 2009 con una vigencia de alquiler de 25 años, que no se ha cumplido.

«Hemos recuperado todos los expedientes para ver de quién es la propiedad y qué convenios siguen en vigor, para poder saber si la Sareb los está cumpliendo», explica el primer edil.

Del mismo modo, al conocer que también se está viviendo la misma situación en dos fincas en Torrent,el Ayuntamiento de Alfafar se ha puesto en contacto con el de Torrent para estudiar la posibilidad de hacer frente común y tener más fuerza para parar los desalojos.

«Nuestor servicio jurídico de El Rogle ya está en contacto con los vecinos para asesorarles de cómo deben actuar cuando reciben la carta de fin de contrato y cómo pueden seguir pagando el alquiler. Los casos más urgentes ya los estamos abordando desde Servicios Sociales», especifica.

El ayuntamiento se reunirá de nuevo con los vecinos el próximo lunes una vez estudiadas todas las alternativas posibles.

«Estamos muy agradecidos»

Una de las representantes de las 100 familias afectadas asegura que han salido «muy satisfechos» de la reunión con el alcalde «porque han mostrado una gran predisposición en ayudarnos y confiamos en que vamnos a poder frenar los desalojos».