El Ayuntamiento de Quart de Poblet ya ha comenzado a pagar las Ayudas Paréntesis, incluidas en el Pla Resistir de la Generalitat Valenciana, destinadas a ayudar a autónomos y microempresas para paliar las pérdidas ocasionadas por las restricciones antiCOVID. 

 

La voluntad municipal es ir resolviendo los expedientes conforme vayan llegando para poder pagar o antes posibles las ayudas aprobadas, incluso antes de que haya finalizado el plazo de solicitudes. De esta manera se pretende agilizar que el dinero llegue a los autónomos y empresas y así  aliviar la delicada situación que está viviendo parte del tejido empresarial local. En total se han presentado unas 150 solicitudes, de las cuales 104 ya están aceptadas y una treintena está pendiente de pequeñas subsanaciones. Para estas primeras peticiones ya resueltas se destinará un total de 238.780 euros. 

 

Si una vez concedidas todas las subvenciones sobrara dinero de la partida inicialmente prevista, el Ayuntamiento estudiará diversas opciones para otras iniciativas encaminadas a ayudar a los sectores más afectados en el municipio. 

 

Este plan es un ejemplo de cooperación entre administraciones ya que en ellas intervienen la Generalitat, la Diputación de Valencia y los propios ayuntamientos, que se han reducir el impacto que la COVID está teniendo en el sector comercial y empresarial. Las Ayudas Paréntesis están destinadas a autónomos y microempresas de hasta 10 trabajadores cuya actividad forme parte de los sectores más castigados por las restricciones como el pequeño comercio, la hostelería, la restauración y ocio nocturno, las relacionadas con el turismo como hoteles o agencias de viajes, las de creación artística, cultural y espectáculos, y aquellas vinculadas con el deporte y el entretenimiento. 

Esta subvención viene a apoyar al sector económico municipal, ayudándole a hacer frente a los gastos corrientes de sus negocios como los pagos por el alquiler de sus locales, los suministros de agua o luz o incluso las cuotas de autónomos.

A esta medida de ayuda, se suman otras iniciativas municipales como la suspensión de las tasas por mesas y sillas o las ayudas directas a autónomos. Con este programa, Quart de Poblet ha incorporado un refuerzo imprescindible a la batería de medidas implementadas por el Ayuntamiento dentro de su propio Plan de Recuperación Económica y Social, dotado con un presupuesto inicial de 1,5 millones.