La concejalía de Urbanismo de Catarroja ha iniciado un proyecto innovador con el que quiere dar un toque diferente a diversas calles del municipio. 

La primera de ellas se centra en la calle Colón donde el paso de peatones se ha convertido en el teclado de un piano, mientras que en el resto de la calzada se pintarán pentagramas y notas, en reconocimiento a la Sociedad Musical La Artesana, cuya sede se encuentra en dicha calle.

«La idea es realizar diferentes actuaciones en varias zonas y personalizarlas. Hemos comenzado por la calle Colón dedicándola a la música y pacificando el tráfico mediante el urbanismo táctico», avanzó ayer el concejal del área Martí Raga.