Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana Santa en el interior de las iglesias

Burjassot también vive las celebraciones religiosas de manera restringida dentro de las parroquias

Acto de la contemplación de la Cruz de la hermandad del Cristo de la Buena Muerte en Torrent

Tal y como le sucedió al mundo fallero, la Semana Santa de la comarca ha arrancado sus días grandes con la restricción de celebrar actos en la vía pública y reduciendo toda programación al interior de las iglesias y con las nuevas tecnologías como sistema de difusión.

Torrent vivió el Domingo de Ramos con las misas y la bendición de palmas y olivos, pero dentro de las parroquias. Lo mismo sucedió en la tarde noche de ayer con diferentes vía crucis celebrados en Monte-Sión, la Asunción o San José, ofrecidos desde canales de youtube. Para hoy están previstos hasta media docena de eucaristías y oraciones convocadas por varias hermandades en cuatro parroquias de Torrent, algunas retransmitidas por redes sociales.

Componentes de la Hermandad Jesús de Medinaceli junto a la imagen del “Cristo de los cautivos”

En Burjassot, aunque no hubo marchas ni traslados –la crisis del coronavirus sigue marcando el calendario de fiestas–, los ramos de olivo y las hojas de palmera no quedaron en casa durmiendo el sueño de los justos. Muchas personas se llevaron estas emblemáticas plantas a la iglesia, donde una vez más fueron bendecidas y se conmemoró la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén a lomos de un humilde asno. Las parroquias de Burjassot, sus clavarías y cofradías de penitentes celebraron el Domingo de Ramos con actos restringidos, en el templo, y en medio de estrictas medidas de seguridad.

Por segundo año consecutivo, el barrio de Cantereria no pudo presenciar la tradicional bendición de palmas y ramos en el parque Camales ni los fieles –especialmente los niños y las niñas– pudieron disfrutar de la compañía del burrito que habitualmente desfila en una pequeña procesión por la barriada hasta llegar a la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad. En el núcleo urbano, igualmente por segundo año consecutivo, tampoco pudo celebrarse la ‘baixà’ desde la ermita de Sant Roc hasta la iglesia de San Miguel Arcángel. Son los tiempos que corren.

Con todo, las parroquias y sus feligreses, hermandades y clavarías, así como asociaciones en general y centros educativos, volvieron a vivir el arranque de la Semana Santa en sus respectivos distritos municipales. Los actos comenzaron con la conmemoración del Viernes de Dolor en honor de la Virgen María.

En Benetússer, la Cofradía del Ángel de la Pasión y Santo Cáliz ha seguido realizando su trabajo anual, incluyendo el reparto de vestas y capirotes a los nuevos cofrades, que han decidido formar parte de la fiesta pese al confinamiento y las restricciones.

Compartir el artículo

stats