Burjassot dio la bienvenida a la Pascua este domingo con la celebración del misterio de la Resurrección de Jesucristo que la Hermandad de la Virgen de los Dolores y la Clavaría del Santo Encuentro, con la colaboración del resto de congregaciones religiosas, diversas asociaciones y el ayuntamiento, vienen organizando para testimoniar una de las tradiciones más emblemáticas del patrimonio inmaterial de la Ciudad de los Silos.

  Este año, al igual que el anterior, no fue posible presenciar, en la plaza del Ayuntamiento, la escenificación del Santo Encuentro entre Jesús resucitado y su madre, la Virgen María, despojándose el velo de dolor. El protocolo anticoronavirus, con las oportunas medidas de seguridad, restringió los actos al templo, a los balcones con la exposición de símbolos de la fiesta y a las redes sociales.

  En este contexto volvió a recordarse que la Mare de Déu y el Hijo de Dios, “aunque no salgan en procesión, están con nosotros y nosotros con ellos”. Asimismo se pidió a la ciudadanía “una oración por los fallecidos” a causa del covid y se invocó a María y a Jesús “por la salud de los afectados”. Una esperanza.