Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Emshi coloca una segunda toma de agua en diez pueblos para reforzar el suministro

Se ampliarán las localidades en otra fase

Una de las derivaciones tipo que se instalarán en las diez poblaciones de la comarca.  | L-EMV

Una de las derivaciones tipo que se instalarán en las diez poblaciones de la comarca. | L-EMV

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) va a invertir un millón de euros en la instalación de una segunda toma de suministro de agua en alta en diez municipios de l’Horta para reforzar la garantía del servicio en caso de emergencia.

La actuación, que se ejecutará en breve durante un período de un año, consiste en la instalación de derivaciones de emergencia. Se trata de generar nuevas tomas que, una vez instaladas, estarán preparadas para ser utilizadas en el caso de que produzca una avería en la derivación principal. De esta manera «se esquivan» afecciones por posibles reparaciones.

En esta primera fase se incluyen diez poblaciones: Albal, Alfafar, Alfara, Benetússer, Burjassot, Catarroja, Massanassa, Moncada, Paiporta y Picanya. En total, la población beneficiada directamente roza los 177.000 habitantes. En este sentido, desde la Emshi explican que se ha escogido primero a estas diez localidades porque disponen actualmente de una sola derivación que abastece a la población. Y con esta actuación se aumentan las garantías para asegurar el suministro de agua potable en alta.

La entidad metropolitana tiene previsto desarrollar una segunda fase en la que se ampliará el número de municipios. Así, puntualizan que, siempre que la configuración actual de la red lo permita, se prioriza la instalación de tomas de emergencia en aquellos municipios que únicamente presenten una toma o derivación de agua en alta, procurando la conexión de las nuevas tomas de emergencia sobre conducciones metropolitanas desdobladas de la aducción principal.

Así mismo, se adecuarán las tomas de emergencia existentes, al objeto de equipar todas ellas (nuevas y existentes) con doble válvula de seccionamiento, válvula de retención y elemento de control para fijar y mantener las condiciones hidráulicas de servicio al municipio. El diámetro de la toma emergencia dependerá del núcleo de población a abastecer y de las condiciones hidráulicas en el punto de conexión.

Por otro lado, la Emshi también ejecutará otra actuación consistente en la segregación de cerradas, que, principalmente, supone la instalación de válvulas que reduce la potencial población que podría verse afectada por una supuesta incidencia en una tubería. Es decir, cuanto más se aísle la avería, menos población se verá afectada por el incidente. La instalación de válvulas de sectorización en la aducción principal reduce el tramo de la misma que debe cerrarse para para reparar una eventual fuga, y con ello el número de derivaciones afectadas.

Por último, este plan iniciado por la Emshi también contempla la modernización de las derivaciones mediante la renovación de sus estaciones remotas de control se consigue una gestión inteligente de estas, mejorándose así la calidad del servicio. El controlador modular conectado en tiempo real con el puesto de control central, situado en Vara de Quart, permite recibir los datos de presión, caudal y calidad del agua en tiempo real, mejorando notablemente la operación y regulación del sistema.

El plazo de ejecución es de 12 meses y la inversión total prevista de 1,4 millones.

Valía: «Reforzar la seguridad»

Por su parte, la presidenta de la Emshi, Elisa Valía, remarca que en la entidad metropolitana «nos preocupamos por impulsar nuevos proyectos, pero sin olvidar lo más mínimo el mantenimiento y la mejora de la red actual de suministro».

Así, la concejala de València señala que esta actuación «es un buen ejemplo de ello, ya que se adecua y moderniza el servicio ya existente. Como resultado, incrementamos las garantías en el abastecimiento de agua potable en alta y posicionamos toda la infraestructura hídrica en el lado de la seguridad. Estamos en niveles muy altos de calidad, y no debemos descuidar las inversiones con las que podamos reforzar la seguridad en el suministro. Haber invertido mucho en mejorar la calidad del agua en los últimos años, nos permite ahora abordar inversiones millonarias en mejorar la respuesta de la red»

Compartir el artículo

stats