30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moda sostenible ‘Made in’ Puçol

Sonia Carrasco, diseñadora nacida en Puçol, ha triunfado en la «London Fashion Week» con diseños sostenibles que le han valido el reconocimiento de Alexander McQueen y trabajar para Zara o Celine

Moda sostenible ‘Made in’ Puçol

Moda sostenible ‘Made in’ Puçol

Una valenciana, nacida en Puçol y afincada en Barcelona, ha triunfado en la «London Fashion Week». Es Sonia Carrasco. Tras estudiar en Madrid, Valencia y Londres, esta puçolenca de 33 años formó parte del equipo del diseñador Alexander McQueen y también ha diseñado para Celine y Zara. Trabaja como independiente, con su propia marca y con una apuesta prioritaria: una moda sostenible, donde cada elemento de la cadena sea responsable social y ambientalmente.

Unos valores que ella considera indispensables a la hora de crear diseños. «Para mí, una moda sostenible quiere decir que en cada paso del ciclo de vida de un producto y del proceso creativo hay un compromiso social, medioambiental, cultural y económico», explica Carrasco, que deslumbró con su colección de invierno en la semana de la moda de Londres, donde presentó diseños realizados con tejidos reciclados o procedentes de procesos de producción lo más respetuosos con el medio ambiente posible.

Pero también su obra lleva implícita una responsabilidad social. «Más allá de la responsabilidad medioambiental hay una responsabilidad social que la gente no está teniendo en cuenta. Unos salarios dignos en toda la cadena, acabar con la esclavitud moderna, una transparencia radical desde el cultivo de las semillas hasta que llega al consumidor para conocer cómo, quién y cuándo se ha realizado, de esta manera la gente tomaría consciencia todo lo que supone realizar una prenda, sus consecuencias medioambientales y así empezar a darle el real valor a la ropa», explica.

Sonia Carrasco

En sus diseños también se pueden apreciar signos de a sus orígenes valencianos, que no olvida. «En Puçol tengo muy buenos recuerdos y una infancia muy feliz. Momentos como las Fallas o las fiestas del pueblo, es recordarlos y sacarme una sonrisa», recuerda Sonia Carrasco, para quien el mundo de la moda, «era algo que me gustaba pero no sabía que me podía dedicar a ello hasta la adolescencia, que empecé a entender todo mejor».

Fue entonces cuando la joven de l’Horta dio el paso y estudió diseño de moda en la escuela de diseño IED de Madrid, «también soy diplomada en Ciencias Empresariales y aparte he realizado muchos cursos, tanto de patronaje industrial en València como gestión de moda en la Escuela Central Saint Martins de Londres y no paro de formarme; por ejemplo, ahora estoy adentrándome más en el mundo de la sastrería con el curso Profundización en las Técnicas de Alta Costura de sastrería», apunta.

Y en ese camino - «nada fácil» -encontró una clara inspiración. «Sin duda Alexander McQueen ha sido el diseñador que me motivó, ver todo lo que podía transmitir o expresar con sus diseños era muy inspirador, haber conseguido formar parte de su equipo más tarde fue un sueño hecho realidad».

Uno de los diseños de Sonia Carrasco

Ese fue el primer logro, luego vino trabajar para Zara y Celine, aunque se sentía incompleta y decidió lanzar su propia marca. «Después de mi experiencia profesional trabajando como diseñadora en Zara, Alexander McQueen y Celine, sentí que echaba de menos mis valores sociales y medioambientales en la industria de la moda, así que decidí lanzar mi proyecto en el que estos valores fueran protagonistas». Así, en marzo de 2019 Sonia Carrasco presentaba su primera colección, y solo dos años después ha triunfado en la London Fashion Week con una modal que ella misma define como «una combinación de sastrería y knitwear con un enfoque real en la responsabilidad social y ambiental en toda la cadena de creación y producción». Para ello, Sonia Carrasco se inspira en el arte, ya sea escultura, monumento, pintura,... «en especial me inspiro mucho en arte textil, y sobre todo en el artista Josep Grau-Garriga, no tiene límites en mi inspiración».

Triunfa en Japón

Como a muchos artistas, Sonia Carrasco tampoco es profeta en su tierra y ha encontrado el reconocimiento en otros países como Japón. «A España le cuesta mucho apostar por lo nacional y lo nuevo. En Japón apuestan mucho por diseñadores emergentes y moda sostenible y es uno de los países que más puntos de venta tenemos», aclara.

Además de los valores sociales y medioambientales que imprime en su moda, Sonia Carrasco también participa en otras causas sociales, en especial colabora con organizaciones que ayudan a mujeres en riesgo de exclusión social o víctimas de violencia de género, porque en el mundo de la moda «como en el mundo en general todavía no hay igualdad. Hay mucho trabajo por delante».

Compartir el artículo

stats