Un grupo de operarios ha iniciado hoy los primeros trabajos de mantenimiento en Villa Amparo, el chalet de Rocafort en el que se refugió Antonio Machado durante parte de la Guerra Civil y que compró la Generalitat en diciembre de 2018.

Tal como publicó este diario hace unos días, el Ayuntamiento de Rocafort criticaba a la Generalitat, propietaria del inmueble, por no firmar un convenio que permitiera a las brigadas municipales entrar en el inmueble para su mantenimiento y evitar su degradación. Por su parte, desde la administración autonómica afeaban al consistorio que no haya entregado la documentación referente a la casa solicitada en varias ocasiones desde el pasado noviembre, con visitas a Rocafort incluidas.

Operario en una de las ventanas de Villa Amparo

Este lunes, varias furgonetas estaban estacionadas en la puerta de Villa Amparo y varias operarios de jardinería y carpintería, según testigos presenciales, trabajaban en el interior de la vivienda retirando hierbajos y comprobando el estado de puertas y ventanas.  

Además del mantenimiento, Generalitat y Ayuntamiento también chocan en el futuro uso del recinto. Si Ximo Puig mostraba públicamente su intención de instalar en el refugio de Machado una Casa de los Poetas, en un edificio de carácter público, el ayuntamiento rechaza esa posibilidad. «Que no cuenten con nosotros si solo quieren instalar allí una Casa de los Poetas. Pedimos que se adecúe para albergar también una biblioteca, que es lo que necesita el municipio y que la gente del pueblo lo pueda usar. Ahí si tendrán el apoyo del ayuntamiento, pero si Villa Amparo solo va a servir para actos puntales de la Generalitat, que no cuenten con nosotros porque no veo el interés para nuestros vecinos», advierte el alcalde Guillermo José.