30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alboraia licita otra vez las obras dos colegios paralizadas por la pandemia

El consistorio liquidó el contrato con la anterior adjudicataria al no seguir los trabajos

Recreación del futuro del CEIP Alboraia. | A.A.

Recreación del futuro del CEIP Alboraia. | A.A.

El Ayuntamiento de AlboraIa ha sacado de nuevo a concurso público el contrato de la continuación de las obras de reforma y ampliación del CEIP Cervantes y CEIP Ausiàs March. La actuación, tramitada con carácter urgente, se enmarca dentro del Pla Edificant de la Generalitat Valenciana para la construcción, reforma y mejora de los centros educativos.

Las obras quedaron paralizadas tras la declaración del Estado de Alarma y a pesar de los reiterados intentos de reanudación, la negativa de la anterior empresa adjudicataria a seguir, precipitó la liquidación del contrato y el reinicio de todo el procedimiento.

 En el caso del CEIP Ausiàs March, las obras previstas consisten en una ampliación con un edificio anexo al actual para habilitar el comedor escolar, la cocina, dos aulas y otras dependencias auxiliares, así como la reforma de la instalación eléctrica y la carpintería interior y exterior del edificio existente. Está previsto que se lleven a cabo en 8 meses, con un precio de 813.125,04 euros

 En el CEIP Cervantes se reanuda la ampliación del comedor escolar, obra que será entregada anticipadamente para que se pueda utilizar ya el próximo curso con normalidad. Además se acometerá la construcción del gimnasio en un edificio anexo y la reconstrucción de las pistas deportivas del patio central. Con ello se unifica el espacio de patio con la zona del huerto escolar y el frontón, anexos hasta ahora al colegio. La duración total de las obras no deberá sobrepasar los 8 meses y se invertirán 1.141.252,02 euros.

 Ana Bru, concejala de Urbanismo, recuerda que el consistorio intentó llegar a un acuerdo con la empresa inicialmente adjudicataria de las obras, pero tras muchos intentos y consultas con la Consellería para no tener que rescindir el contrato, no fue posible aceptar las nuevas exigencias de la empresa para continuar. Bru explica: «lo prioritario era terminar cuanto antes las obras y evitar mayores molestias. Pero la empresa no ha colaborado en absoluto y no ha sido posible seguir adelante.»

Compartir el artículo

stats