Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Tras la pandemia el mercado inmobiliario va como un tiro"

Los profesionales del sector admiten la recuperación tras meses duros y auguran un futuro optimista en la comarca durante 2021

Promoción de reciente construcción en Torrent.  | L-EMV

Promoción de reciente construcción en Torrent. | L-EMV

«El mercado está en marcha» o «la venta de pisos va como un tiro» son frases que resumen en qué estado se encuentra el sector inmobiliario de la comarca, al menos a ojos de inmobiliarias y promotoras. Pese a que las cifras del Ministerio de Fomento arrojan un balance negativo en 2020, con 1.200 compraventas menos respecto a 2019, los profesionales aseguran que las transacciones se mantienen en una moderada tendencia al alza y se muestran optimistas para 2021.

Javier Palanca es el CEO de la Inmobiliaria Palanca-Fontestad, en Foios. La empresa centra el 80% de todo su mercado en l’Horta Nord. Palanca afirma que el sector «está teniendo mucha actividad» aunque reconoce que se están encontrando con el problema «de que cada vez hay menos producto». Y pone un ejemplo. Un portal puntero inmobiliario hace un año tenía en catálogo más de 5.500 inmuebles y ahora no supera los 3.500 publicados.

Palanca apunta que existe «cierta falta de oferta», tras el boom del 2000. «Es una realidad que hay menos obra nueva que hace años y hay zonas muy demandadas donde no hay nada que ofrecer», explica. Así, detalla que en «Puçol sobran pisos para vender, mientras que en Alboraia es casi imposible comprar», indica.

El experto inmobiliario asegura, además, que la obra nueva sigue siendo la primera opción de los que deciden comprarse una casa. «En Massamagrell hay una promoción de 120 viviendas. La construcción se ha realizado en tres fases. Pues de las 76 de las dos primeras, ya se han vendido 64 pisos, eso es casi el 90%, un dato que confirma que el sector está en marcha». Pero tampoco eso significa una caída de la segunda mano. «Tiene sus demandantes, sobre todo para no embarcarse en obra nueva», afirma. Aunque aquí hay matices. «Hay que tener en cuenta que tienes que pagar la compraventa, los impuestos y luego la reforma, con lo que hay gente que se sigue decantando por la vivienda nueva», dice.

Palanca apunta que la terraza sigue siendo muy demanda y ya no se buscan pisos grandes. «Las realidades van cambiando. Ahora las familias cada vez son más pequeñas y ya no quieren esos pisos de hace treinta años tan grandes, sino más acogedores y que sean cómodos, y si puede ser con terraza, mejor», puntualiza.

Jóvenes y monoparentales

Sobre la opción del alquiler, el profesional inmobiliario asegura que la idea de comprar, ya sea nueva o segunda mano, está por delante y como inquilinos «encontramos a agente joven o familias monoparentales que deben buscar una nueva vivienda», observa. En cuanto a la peticiones de chalet, Palanca ha notado un descenso respecto a la demanda del pasado verano. «Aquello fue una locura», admite.

Palanca afirma que la pandemia afectó a todos. «Fueron meses duros, con todo cerrado, pero una vez se empezó a recuperar la normalidad, la ventas comenzaron a subir hasta alcanzar un buen nivel», señala. De cara al futuro, se muestra optimista. «Con sus limitaciones, el mercado en la comarca está muy vivo y creo que vamos a tener un buen año», vaticina.

Jorge Climent es el coordinador comercial de Aedas Home para la C. Valenciana y Baleares. No esconde que los meses de confinamiento «fueron muy duros porque las ventas quedaron paralizadas» y que «ha costado mucho recuperarse», pero resalta que «desde noviembre las ventas van como un tiro» y «nos encontramos en cifras históricas». De hecho, afirma que la pandemia «ya no excusa para no vender. Hemos tenido que adaptarnos a la nueva realizad. Ahora se atiende a los clientes por videollamada, se muestran maquetas virtuales e incluso se muestran las viviendas de manera interactiva. Hemos vendido pisos a extranjeros que ni siquiera han viajado para verlo. Es la nueva realidad», asegura.

Aedas Home está construyendo el edificio Linneo en Mislata, dos bloques con 132 viviendas. Llevan ya vendidas unas 70, más de la mitad. «Seguimos percibiendo que la gente tiene la compra de una casa nueva como uno de los objetivos de su vida, y si no lo hace y se decanta por el alquiler se debe a circunstancias concretas, como que no encuentra algo al precio que quiere o la zona que más le gusta», indica Climent.

«No compran cualquier cosa»

El profesional de Aedas Home también reconoce una «escasez» de obra nueva. «Ha habido muchos años sin construcción y sin embargo seguía habiendo una demanda latente de pisos nuevos, y ahora la gente se lanza a su compra». En este sentido, revela que ahora «el comprador sabe más cosas, no compra cualquier cosa y eso hace que tengamos que buscar mejores profesionales y mejores acabados para atender esas demandas», añade.

En cuento a la tendencia de búsqueda de terrazas tras los meses de pandemia, Jorge Climent apunta que en la zona mediterránea «la terraza es una cosa que gusta mucho y desde los meses de confinamiento es ahora parte de lo que se busca». En cuanto al precio, observa una «tendencia moderada al alza, sobre todo por esa escasez de oferta en algunos puntos, que provoca que los precios suban».

Compartir el artículo

stats