Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Lo que queremos las fallas es quemar los monumentos y arrancar el ejercicio 2022"

Las comisiones que pertenecen a la JCF restan importancia a la fecha de septiembre y resaltan la posibilidad de poder celebrar los festejos con seguridad - Las fallas coincidirán con las fiestas patronales de Mislata, Xirivella y Quart

Las fallas están cerca del Tornarem

Las fallas están cerca del Tornarem

Que sean en septiembre, bien, pero lo importante es celebrarlas y cerrar el ejercicio para empezar otro. Es el resumen, cortito y al pie, que hacen las comisiones de Xirivella, Mislata, Quart y Burjassot de la propuesta de celebrar las fallas 2020-2021, del 1 al 5 de septiembre. Por su parte, los consistorios respaldan a sus entidades, pese a que las fechas falleras coincidiran con las fiestas patronales.

En Mislata, M.ª Carmen Monerris, presidenta de la agrupación de fallas, considera que «lo más importante es poder celebrarlas. Hay que cerrar un ciclo y comenzar otro». La dirigente fallera sostiene que «todo ese trabajo y esfuerzo realizado los últimos meses se debe ver recompensado en esa semana fallera de septiebre». Monerris admite que «será una semana fallera diferente, pero lo que queremos los falleros es celebrar los actos más importantes, plantar los monumentos, quemarlos, cerrar el ejercicio e ir ya a por el 2022».

Por su parte, el alcalde, Carlos F. Bielsa, afirma que es «una gran noticia para el colectivo fallero y para los profesionales que las fallas 2020 tengan ya una fecha definitiva». Sobre la coincidencia con las fiestas populares , Bielsa explica que este año «tendremos fiestas, pero lógicamente en un formato diferente al que estamos acostumbrados. Todavía tenemos que seguir protegiendo la salud de la ciudadanía. Aun así, la celebración de las Fallas no interfiere en nuestro calendario de actividades festivas».

El presidente de la Agrupación de Fallas de Burjassot, Iván Heredia, señala que «haremos lo que decida Junta Central Fallera y no vamos elegir otra fecha distinta a esa». El representante avanza que «la idea es apoyar lo que se decida en la asamblea de presidentes». Lo que sí tiene claro Heredia es que el fallero «tiene ganas de quemar las fallas y cerrar el ejercicio 2020, ya que el que es fallero sabe que quema la falla y el 20 de marzo comienza un nuevo ejercicio. Eso es lo que queremos aunque sea a seis de septiembre».

Por su parte, el alcalde Rafa García, afirma que «apoyaremos lo que decida la agrupación y estaremos detrás de ella para lo que haga falta». El dirigente socialista desliza que «nuestras fallas harán lo que diga Valencia» y «lo respetaremos y lo apoyaremos». García destaca el «comportamiento ejemplar de las comisiones durante todos estos meses, sin salidas de tono, e incluso ayudando durante la pandemia, ofreciendo los casales para la vacunación».

Por su parte, la alcaldesa de Quart de Poblet, Carmen Martínez, reconoce que celebrar las fallas durante la primera semana de septiembre «no es una fecha cómoda» para su municipio «porque coincide con las fiestas patronales». Por este motivo, el ayuntamiento ha iniciado una ronda de consultas con todos los implicados «para armonizar los actos de ambas fiestas que se puedan celebrar», avanza. La mandataria socialista admite que «va a ser complicado porque, muchos de los falleros y falleras pertenecen a su vez a una comparsa de Moros y Cristianos o a una Clavaría, pero estoy segura de que vamos a poder trabajar conjuntamente y podremos sacarle partido a esta situación. Para Quart de Poblet no es la fecha idónea, pero eso no significa que no podamos solventar la coincidencia».

Adaptarse a unas fallas atípicas

Paqui Navarro, coordinadora de las fallas de Xirivella, indica que «nuestras comisiones se acoplarán siempre a lo mejor para todos», pero resalta que «tenemos ganas de fiesta y de celebración, pero hay que hacerlo con cabeza, porque el objetivo es que consigamos avanzar y que llegue el día en el que podamos festejar sin reservas». En este sentido, afirma que «es importante cerrar el ejercicio, pero también darle seguridad a los falleros y falleras y, como no, al resto de ciudadanos. Creo que entre todos podemos adaptar estas fallas atípicas por fecha y las siguientes a esta normalidad».

Por su parte, Encarna Martí, regidora de Fiestas señala que «respetamos lo que decida la conselleria y la JCF, y no tenemos problema alguno con esas fechas», pese a que coincidirán de lleno con las fiestas patronales. «Hay que sacar lo positivo. En principio, si habrá fiestas mayores pero sin grandes eventos, con lo que es totalmente compatible tener una falla plantada y organizar actos en honor a la Mare de Déu de la Salud. Tendremos doble fiesta».

El «empujón» para la organización en l’Horta Sud


En l’Horta Sud, Aldaia y Albal son los únicos municipios que aprobaron la celebración de las fallas en septiembre. El resto se mueve entre esperar y los que ya anunciaron que emplazaban los festejos a 2022.

Pascual Herreros es el presidente de la Junta Comarcal de l’Horta Sud. El dirigente puntualiza que la fijación de la semana fallera de València en septiembre «da luz verde a que el resto de municipios las puedan organizar, pero con total libertad de fechas, sin tener que ceñirse a lo establecido por JCF». Para Herreros, la horquilla de fechas rondará entre la primera semana de septiembre y el 9 de octubre.

Recuperar el hábito y el sector

El presidente comarcal espera que la decisión de Sanitat y la JCF sirva de «empujón para que muchas localidades de la comarca se animen a celebrar las fallas», ya que considera que «ahora que hay posibilidades de organizarlas después de tanto tiempo, tenemos que aprovechar la ocasión». Herreros avanza que «hay que ponerse a trabajar para trazar la hoja de ruta de cómo celebrarlas, y reactivar el sector y el hábito fallero».

Compartir el artículo

stats