Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El karate gana el combate a la covid

Pese a los duros meses de pandemia, la actividad ha vuelto con más fuerza e ilusión a los tatamis de l’Horta

Los alumnos y alumnas del Club de Karate Manises posando con los diplomas junto a su Sensei Francisco Oña.   | C.K.M.

Los alumnos y alumnas del Club de Karate Manises posando con los diplomas junto a su Sensei Francisco Oña. | C.K.M.

El karate en la Comunitat Valenciana es una de las disciplinas que más federados alberga de entre las 58 modalidades federadas, con un total de 5.500. En la comarca de l´Horta hay contabilizados un total de 28 clubes que practican este estilo de vida.

El Sensei Ezequiel Martínez. | C.K.A.

Desde el Levante-EMV hemos podido charlar largo y tendido con auténticos senseis que han narrado sus vivencias en esta disciplina y su situación en el actual contexto sanitario.

Grupodel Club de Karate Picanya realizando ataques y defensas. | C.K.P.

Daniel Tchey, maestro de los clubes de Karate de Picanya y Paiporta, destaca que esta actividad le aporta dinamismo, coordinación, carácter interno y sobre todo disciplina. «La idea es conseguir una mejor versión que el día de ayer», explica.

Por otra parte, durante los meses de confinamiento, se dedicó a leer para seguir formándose a la vez que mandaba ejercicios a sus alumnos para que siguiesen practicando.

Con la vuelta a la rutina, Daniel afirma haber tenido suerte, ya que si durante el confiamiento se lo habían dejado un 15%, ahora el número de alumnos ha aumentado, lo que provoca que prácticamente se haya quedado en tablas.

El papel de las mujeres

El Karate de Picanya y Paiporta, está compuesto tanto de hombres como de mujeres, haciendo un total de 120 alumnos y alumnas. Afirma que las mujeres en este caso «tienen mejor coordinación, aprenden más rápido y dan muy buenos resultados en los campeonatos», declara Daniel.

En la misma línea se pronuncia, Ezequiel Martínez, sensei del club de Karate del polideportivo de Alboraia. El profesor afirma que no es un deporte como tal, «es una forma de vida, se adapta a una edad», aludiendo a que los alumnos más jóvenes sí que compiten y realizan patadas altas y, sin embargo, los alumnos con cierta edad se dedican más a practicarlo de una manera más tranquila, centrándose sobre todo en la defensa personal.

Ezequiel intenta día tras día transmitir a sus alumnos valores, «que se conozcan a si mismos, que adopten una buena posición y sobre todo que disfruten» expresa el sensei.

A su vez, durante los meses de confinamiento, intentó mantener a sus alumnos y alumnas activos mediante videos y clases en directo. «Ciertamente se hizo difícil porque todos no disponían de espacio para poder realizar esta práctica», reconoce Ezequiel.

El impacto del confinamiento

Sin embargo, con la reapertura, ha habido nuevas altas teniendo así un total de 80 aprendizes dentro del club. En cuanto a lo que significa esta disciplina, Francisco Oña, Sensei del Club de Karate Manises también da su visión. Francisco, como otros muchos, se aficionó a esta forma de vida impulsado por esas películas de la época que maravillaban a los más jóvenes.

Durante todos estos años, el sensei afirma haber adquirido valores como la disciplina, el autocontrol, ser mejor persona, «es una forma de vida». Todo esto se lo intenta trasladar día a día a sus alumnos y alumnas. A su vez, afirma que el Karate no entiende de edades, «cada uno práctica su karate acorde a lo que puede».

En cuanto a la crisis sanitaria, si que notó una disminución de aprendizes. «Los padres, sobre todo al principio, tenían mucho miedo, ahora parece que la cosa vuelve a funcionar», destaca Francisco.

El karate, pese a no ser una actividad mayoritaria en España, es una disciplina que sigue teniendo sus adeptos, y cada vez son más las personas que buscan este tipo de práctica, ya que entrena el cuerpo, la mente y el espíritu.

Compartir el artículo

stats