Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Eva Sanchis: «Recupero la vida que tenía aparcada como activista social»

«Han sido siete años muy duros como alcaldesa. Me ha tocado bailar con la más fea» - «Sin las expropiaciones millonarias podríamos haber hecho más cosas para Godella»

Eva Sanchis, en el balcón de su despacho del ayuntamiento, después de la entrevista. | L-EMV

Eva Sanchis, en el balcón de su despacho del ayuntamiento, después de la entrevista. | L-EMV

Esta noche será el último pleno de Eva Sanchis como alcaldesa de Godella tras siete años. Deja la vara de mando para cumplir el pacto de gobernabilidad con el PSOE. En junio renunciará al acta de concejala para dedicarse al 100% a su puesto de funcionaria en la Generalitat Valenciana.

¿Por qué lo deja?

Después de catorce años, creo que ya tocaba renovar y que entre gente nueva. Además, en estos dos últimos años, en los que he compatibilizado la alcaldía con mi puesto de funcionaria en la Generalitat , se me han hecho muy pesados y duros. Son las consecuencias de esa nueva política mal entendida, que considera que las personas que estamos en la política no podemos ganar lo mismo que en nuestros trabajos. De todas maneras, estoy muy cansada y era el momento de dimitir como concejala.

Deduzco que no tiene dedicación exclusiva

En el pacto de gobierno, uno de los partidos (Unidas Podemos) exigió para dar su apoyo que no tuviera dedicación exclusiva, sino el triple del salario mínimo interprofesional y bueno…. No lo he hecho por dinero, pero considero que, si bien es cierto que uno no debe venir a la política a vivir de ella de manera eterna como medio de vida, no tiene mucho sentido que haya trabajadores del ayuntamiento que ganen mas dinero que la persona que al final estampa la firma y es la alcaldesa de ese pueblo. Ostentamos la máxima responsabilidad. Un municipio de 13.000 habitantes no se puede gobernar así, por muy ‘progre’ que quede decir lo contrario.

Dijo un entrenador del Valencia CF cuando lo destituyeron, que perdía un cargo pero ganaba una vida. ¿Es usted ese entrenador?

(Ríe). Recupero la vida que tenía aparcada, la dedicada al mundo social desde el que vengo y espero recuperar esa vida como activista social.

¿Qué hace en la Generalitat?

Quiero dejar claro que no me marcho para ocupar un puesto en la Generalitat. Yo ya estaba allí, soy funcionaria de carrera y ahora soy subdirectora del Institut Valencià de Atenció Social Sanitaria. Me encargo de los centros que ocupan de las personas con diversidad funcional intelectual. Es un trabajo que me encanta y a lo que he querido dedicarme siempre. Ahora lo haré al 100%, que antes no podía.

¿Cómo llegó a la política?.

Entré en 1995. Tenía 23 años y vinieron a buscarme desde la entonces Unitat del Poble Valencià. Yo era activista de movimientos sociales, había estado en el BEA y me propusieron trasladar esas reivindicaciones desde la primera línea. Y dí el paso. Fui concejala en el 99.

¿Cuáles han sido los momentos más duros como alcaldesa?

Ufff… Recuerdo muy mal momentos cuando han habido muertes violentas en Godella o cuando personas han desaparecido o aparecieron muertas. Cuando se trata de vidas humanas en peligro, esa es la peor experiencia que vives en tus carnes.

¿Y a nivel de gestión?

Lo peor ha sido negociar la adquisición forzosa del Parc de la Devesa y del Parc del Bovalar. Ha sido mucho trabajo y dedicación que al final tuvieron un buen resultado, así como la modificación del PGOU, que, en cambio, no tuvo los votos necesarios por un incumplimiento, como siempre, de Unidas Podemos. Y es una lástima.

¿Cómo habrían sido sus siete años sin expropiaciones?

Mucho mejor, claro. Ya no es el trabajo que hemos invertido sino el dinero que nos han costado (unos 11 millones de euros) y que hubiéramos invertido en otras inversiones para Godella. Esas dos expropiaciones se han chupado toda la liquidez que tenía este ayuntamiento. Siempre he dicho que me ha tocado bailar con las más fea. Han sido siete años muy duros. No solo ya por las expropiaciones, sino porque a la administración local cada vez le llegan más competencias, pero tenemos menos personal. Ahora estamos pagando las políticas del PP de adelgazar la administración. Me hubiera gustado hacer más cosas pero no disponía de recursos, ni económicos ni humanos.

Pero pese a la losa económica y ser un PGOU de 1990, ha sido el centro de las críticas de partidos y colectivos vecinales por la gestión urbanística en un gobierno progresista

Cuando una persona está en las instuciones debe tomar decisiones, y nosotros tenemos que decidir si las zonas que están pendientes de urbanizar en Godella pero son urbanizables desde hace 30 años y con un PAI presentado y aprobado, los desarrollamos o, como algunos quieren, modificamos el plan general, las desclasificamos y que todo eso sea paraje natural. Sobre el papel, me parece muy bien, pero esto quién lo paga. Porque esto tiene un coste de millones de euros. Hemos sufrido la gestion de años anteriores y hacer eso ahora, supondría pagar cinco o seis milliones de euros en el futuro. Es muy bonito exigir cosas pero no ofrecer soluciones de cómo obtener el dinero con el que pagar esas indemnizaciones. Y me gustaría que Unidas Podemos revelara públicamente lo que dijo en una reunión privada: desclasificar la Torreta del Pirata a cambio de reclasificar el bovalar. Hay que tener valentía y decir que sacaré el dinero de reclasificar unos terrenos de uso agrícola protegido a urbanizable residencial. Que lo digan y abrimos ese melón.

¿Se arrepiente de algo?

Seguro que he cometido errores y pido perdón por ello.

¿Con qué cosas positivas se queda?

Hemos hecho de Godella un pueblo donde la gente quiere vivir y viene a vivir. Cuando entré a gobernar, el casco antiguo estaba muy degradado, con casas abandonadas y ahora se han rehabilitado y no paran las reformas. Eso quiere decir que se vive bien, con un condiciones inmejorables y me atrevería a decir que somos el pueblo de l’Horta Nord donde mejor se vive. Y de eso me siento muy orgullosa, sobre todo porque se ha logrado con una alcaldesa nacionalista.

Un consejo para su sucesora.

Uno que me dieron a mi: la gente entederá que le digas no a una cosa si le explicas el porqué, pero no entenderá que digas que harás algo y luego no lo hagas. Estamos en una época en el que el buenismo político campa demasiado. Decir no, no resta votos. Hay que explicarlo, y a mí, me no he ha ido mal.

Un mensaje de despedida

Ha valido la pena todo este esfuerzo. Todos tendríamos que dedicar una parte de nuestra vida a servir a los demás.

Compartir el artículo

stats