Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catarroja protegerá de nuevo el millón de metros cuadrados del PAI Nou Mil·lenni

Los trabajos también tendrán que incluir una revisión del catálogo que «se hizo deprisa y corriendo»

Terrenos de Nou Mil·lenni junto a la masía de l’Hort de les Mestres, que se encuentra en ruinas desde que fue parcialmente demolida. | G.CABALLERO

El Ayuntamiento de Catarroja ha sacado a licitación por 100.000 euros la revisión integral del Plan General de Ordenación Urbana, con el objetivo de integrar las diferentes sentencias por las que se anuló la macrourbanización Nou Mil·lenni, y volver a proteger, por tanto, un millón de metros cuadrados de huerta.

Así lo explica el concejal de Urbanismo, Martí Raga, quien calcula que, una vez se adjudique esta revisión, los trabajos se prolongarán un mínimo de dos años porque, no solo hay que aplicar la sentencia contra el PAI, sino que es necesario revisar todo el catálogo de bienes y elementos protegidos, «que se hizo deprisa y corriendo» y solucionar una serie de problemas históricos del casco urbano de la población.

Raga indica que, respecto a la huerta, en el nuevo PGOU se tendrá que desclasificar el millón de metros cuadrados de huerta sobre la que se planeaba la urbanización de más de 10.000 viviendas y un centro comercial, y adaptarlo a lo previsto en el Plan de Acción Territorial (PAT) de l’Horta. Esta superficie agrícola estaba en pleno esplendor cuando se proyectó el PAI y, ante los suculentos beneficios que se anunciaron, muchas familias dejaron de cultivar los campos y el área se degradó, causando problemas a la parte agrícola que se ha mantenido en activo.

Respecto al catálogo de bienes y elementos protegidos, Martí Raga valora que lo acelerado de los trabajos para recoger las exigencias de la Conselleria de Cultura y dar salida al PAI «provocaron incongruencias como que se protegieran trozos de acequias que ya no existen y se dejaran fuera casas del casco urbano con valor patrimonial».

En el nuevo catálogo estarán también protegidas las masías situadas en la huerta, con el rango que se les concede en el PAT de l’Horta, igual que en el anterior.

El centro histórico

Otro de los retos del nuevo PGOU s redefinir el centro histórico, de forma que se extienda la protección y haya más barrios que puedan beneficiarse de planes de regeneración, subvenciones y bonificaciones en los impuestos. En este sentido, Martí Raga considera que el barrio del Raval debería ser incluido en lo que se considera centro histórico además del espacio tradicional.

Problemas de alineaciones

Por otro lado, el PGOU tendrá que resolver los problemas de alineaciones de casas de pueblo que hay en distintos barrios (algunas sobrepasan el límite general de la calle) de la población, que las deja ahora en una situación de limbo, dado que las familias propietarias no pueden pedir licencia para realizar reformas. «Hay que dar una solución más a estas viviendas para que queden regularizadas de alguna forma», explica Martí Raga.

Compartir el artículo

stats