El sindicato CSIF advierte de las dificultades en la atención a los usuarios que están provocando las obras que se desarrollan en el consultorio auxiliar Racó de Sant Llorenç, en Alboraia. La central sindical avisa del polvo y, sobre todo, del elevado el ruido durante toda la jornada y pide que esas actuaciones se desarrollen fuera del horario de atención al público.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que las obras de canalización de bajantes y de tuberías en los aseos comenzaron la pasada semana y durarán alrededor de cuatro. Estas actuaciones afectan directamente a la recepción del consultorio, donde desarrollan su labor cuatro trabajadoras, tanto de manera presencial como telefónica, algo que, con el ruido actual, resulta complicado.

El sindicato señala que las actuales instalaciones se han quedado anticuadas y padecen un constante deterioro, y que incluso han llegado a sufrir inundaciones, por lo que CSIF ha pedido con reiteración un traslado a unas nuevas dependencias, cercanas a las actuales, donde atender a los alrededor de 3.000 vecinos a los que cubre este consultorio.

CSIF continúa explicando que las obras que se desarrollan en la actualidad generan una elevada exposición de ruido ambiental durante toda la jornada a los trabajadores, que afecta igualmente a los pacientes que acuden o llaman por teléfono. La central sindical señala que a esta circunstancia se suman detalles como que “los restos biológicos se guardan en cajas de cartón que presentan roturas y que han sido colocadas a la intemperie en un patio exterior del ambulatorio”.

La central sindical reclama que las intervenciones se lleven a cabo fuera del horario de apertura para no interferir en la atención al público y permitir a los profesionales desarrollar su labor en las condiciones adecuadas. En el caso de no hacerse así, el sindicato considera más apropiado un traslado de la atención a otras dependencias hasta concluir las obras.