Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘carpetazo’ a Intu Mediterrani en Paterna cierra la era de los macroproyectos en l’Horta

Entidades ciudadanas y comerciales aplauden que se acaben estos planes y reclaman otro modelo acorde con la emergencia climática y la proximidad

Excursión reivindicativa por el paraje de les Moles, donde se proyectaba Intu Mediterrani, celebrada hace años. | L-EMV

Excursión reivindicativa por el paraje de les Moles, donde se proyectaba Intu Mediterrani, celebrada hace años. | L-EMV

La renuncia de Intu Mediterráni a la ATE para desarrollar el megacentro comercial y de ocio en el paraje de les Moles, en Paterna, y que aboca a la iniciativa terciaria al carpetazo definitivo, supone la enésima caída, aunque más bien parece la última, de una serie de macroproyectos de diferente índole impulsados en la comarca de l’Horta en los últimos 20 años.

De todas las actuaciones resaltan, por rechazo y movilizaciones, y porque ninguno se ha materializado, cuatro: Nou Mil·leni, Gran Manises, el centro comercial de Alboraia y el mencionado Intu Mediterrani. Hace un par de semanas, este diario informaba de que el Ayuntamiento de Catarroja ha licitado la revisión integral del PGOU, para integrar las sentencias sobre Nou Mil·leni, un macroPAI gestado por el Ivvsa de Rafael Blasco, que incluía 10.000 nuevas casas en zona de huerta. El Supremo acabó enterrándolo por la falta de garantías hídricas. Ahora, con el futuro PGOU, el consistorio desclasificará y volverá a proteger el millón de metros cuadrados de huerta.

La misma suerte corrió el proyecto Gran Manises, también en la era Blasco y con Enrique Crespo, como alcalde del PP: 1,5 millones de metros, que pasarían de rústico a residencial, para levantar 9.000 viviendas. El PAI sufrió problemas durante su tramitación y a finales de 2015, ya con el PSOE y Compromís en la Generalitat, fue archivado. Ahora el consistorio se va enfrentando a las demandas de propietarios de terrenos donde sí se desarrolló la Ciudad Deportiva y de Ocio y la Ronda Jaume I, que cedieron el suelo a cambio de aprovechamiento urbanístico en Gran Manises, que ahora no existe. La primera sentencia le condena a pagar más de 560.000 euros por una parcela de 35.200 metros cuadrados.

En la huerta de Vera

Otro de los megaproyectos fue la operación planeada en Alboraia para trasladar el centro comercial a la huerta protegida de Vera, en la etapa del PP en el ayuntamiento, y la construcción de una marina de lujo en su lugar, cuyos remanentes costearían el soterramiento del metro (única obra que se ha realizado). La crisis de 2008 y los problemas legales de tramitación lo tumbaron aunque dejaron al consistorio con deudas millonarias con la Generalitat y con una de las promotoras. Posteriormente, el ayuntamiento ha aprobado provisionalmente un nuevo PGOU que descarta el grueso de aquella operación aunque ha provocado movilizaciones ecologistas y vecinales.

El último en caer ha sido Intu Mediterrani, el megacentro auspiciado por Intu Found Valencia en Paterna, en el paraje de les Moles. La mercantil debía haber aportado una garantía de un millón de euros para continuar con la tramitación de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) y elaborar una segunda memoria de impacto ambiental. La iniciativa comercial chocó con movimientos ecologistas, entidades de comercio y partidos políticos, como Compromís, que se opuso de plano, tanto a en el ayuntamiento como en la Generalitat. La promotora ha reclamado en el juzgado una indemnización millonaria por impedir la actuación.

Por ello, lo que se considera el fin de una era ha sido aplaudido por colectivos ciudadanos de referencia en el área metropolitana. Entre ellos, el director de la FHS, Julio Huerta, considera que «es el momento de dejar de pensar en macroconstrucciones para reflexionar sobre la sociedad que queremos para las personas, teniendo en cuenta que la emergencia climática es una realidad que pone en peligro la subsistencia dela gente y el planeta». «En la línea de lo que defiende Europa, es el momento de repensar el modelo hacia una economía circular y de proximidad para preservar la vida», incide Huerta.

Por su parte, Silvia Muñoz, dirigente de la Plataforma pel Comerç Valencià, opina que «el tiempo de esos macroproyectos depredadores del territorio ya pasó y eso lo tiene la sociedad, el actual gobierno de la Generalitat, el comercio y el empresariado real». «Los únicos que siguen empeñados son ese tipo de fondos que engullen los entornos y, cuando los proyectos fracasan, los abandonan. El contexto de cambio climático exige que el uso del coche en los desplazamientos sea la excepción», esgrime.

Finalmente, Ángel Morales, presidente de la Coordinadora en Defensa de los Bosques del Túria, aplaude que el carpetazo a Intu permitirá proteger el paraje de les Moles «y descongestionar el Parc Natural del Túria». «Hay que cambiar ya el chip y olvidar esos macrodesarrollos de beneficios a corto plazo para apostar por la conservación del medio ambiente como imprescindible», asevera.

Compartir el artículo

stats