Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No hay que tratar a los mayores solos como personas pasivas"

Los consistorios de l’Horta desarrollan programas para detectar casos de soledad en las personas de más de 65 años y ademas de cubrir sus necesidades, lograr reintegrarlos en la sociedad

Diferentes asociaciones de Paiporta participan en el programa«Soledad no deseada». | NOMBRE FEQWIEOTÓGRAFO

Diferentes asociaciones de Paiporta participan en el programa«Soledad no deseada». | NOMBRE FEQWIEOTÓGRAFO

Más de 30.000 personas mayores de 65 años viven solas en l’Horta según el Portal de Estadística de la Generalitat Valenciana cuyos datos recogía ayer Levante-EMV. Pero una cosa es estar sola y otra sentirse sola. Este último estado, que se ha agravado en pandemia sobre todo tras los largos periodos de confinamiento y el posterior miedo a salir de casa, preocupa a muchos de los ayuntamientos de la comarca que han emprendido diferentes programas no solo para cubrir necesidades básicas como hacerles la compra o facilitar comida o tareas de limpieza, sino que , sobre todo, para lograr reintegrarles en la sociedad y hacerles partícipes de forma activa, tras un año en el que precisamente se les animaba a todo lo contrario, a quedarse en casa.

El Ayuntamiento de Paiporta tiene claro que en esta ardua tarea es indispensable involucrar a la ciudadanía. Por eso ha impulsado el programa «Soledad no deseada» a través de la creación de una mesa de negociación formada por 13 asociaciones y entidades ciudadanas, tan dispares como Cáritas, Amas de casa, o la Junta Local Fallera o la Coordinadora de Moros y Cristianos, así como las sociedades musicales, que junto con el Ayuntamiento de Paiporta y el asesoramiento de la cooperativa valenciana La Dula, tienen el papel de diseñador y ejecutar las políticas y radares para detectar casos y tratarlos, con la ayuda de la ciudadanía y los servicios municipales.

Según ha explicado el concejal de Bienestar Social, Rafa Gadea, «lo que pretendemos es que la tarea de afrontar la soledad no deseada provenga de la propia ciudadanía, articulada a través de las entidades que forman parte de la Mesa Comunitaria, porque la soledad es un problema social que se tiene que abordar desde la propia sociedad civil paiportina, y no exclusivamente desde el ayuntamiento» que, por otro lado, impulsa el programa junto al centro de salud.

Por otra parte, desde la Cooperativa La Dula reinciden en que «no debemos tratar a las personas mayores como pasivas o necesitadas. Hemos detectado que el acompañamiento individual solo n o funciona, sí en cambio hacerles participar en actividades colectivas para poder reengancharlos a la vida social»

La inactividad generada en pandemia es algo que también ha preocupado al Ayuntamiento de Catarroja, que ha impulsado el servicio «WhatsApp sénior» . «A través de mensajes , les proponemos diariamente diferentes tareas para mantenerles activos, desde recetas de cocina, bailes en línea que les encantan o ejercicios físicos», señala la concejala del Mayores, Lourdes Rodríguez. Aparte de los programas de «Menjar a casa» y «Major a casa», donde se les facilita servicios básicos, también a través de otro servicio de whatsapp se les facilita la comunicación. «A algunos simplemente con decir buenos días y que les contesten ya les da la vida», explica la edila.

Llamadas inagotables

E l teléfono es la herramienta utilizada por el Ayuntamiento de Aldaia para ayudar y atender a la personas mayores que viven solas. «En pandemia tuvimos que readaptar el programa ‘Prop de tu’ y sustituir la presencialidad por las llamadas. En la última ola realizamos más de 16.000 llamadas», señala la coordinadora del servicio, quien señala que las necesidades han cambiado: «Al principio de la pandemia había miedo a salir y se cubrían necesidades básicas, ahora,muchas veces más, se requiere atención psicológica, animarles a volver a sentirse activos y comunicarse socialmente».

Compartir el artículo

stats