Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El transporte a la playa es necesario, si no, nuestro camino es engorroso"

Que el servicio incluya a municipios colindantes es otra de las novedades de este año

Usuarias del servicio de autobuses de Catarroja que se dirije a la playa de la Malvarrosa. | A.C.

Usuarias del servicio de autobuses de Catarroja que se dirije a la playa de la Malvarrosa. | A.C.

En pleno siglo XXI es innegable que el transporte público es una herramienta más que necesaria para falicitar la vida de la ciudadanía. Del mismo modo que el servicio público ejerce una gran labor por facilitar las conexiones de sus usuarios y usuarias con su puesto de trabajo o su lugar de estudio durante todo el año, esta función no cesa durante el periodo estival.

Autobús de Massamagrell en su llegada a la playa de la localidad. | SARA COBOS

De este modo, los ayuntamientos de l’Horta trabajan para que, además de mantener su red corriente de transporte urbano sin incidencias, sus ciudadanos y ciudadanas tengan la playa ‘en la puerta de sus casas’ en cuestión de minutos, un ahorro de tiempo al que no están acostumbrados. Así pues, las poblaciones de la comarca que no cuentan con arenal propio, como es el caso de Catarroja o Benetússer, pueden disfrutar de la costa valenciana del mismo modo que localidades como Massamagrell, quien a pesar de contar con playa propia también ha puesto en marcha iniciativas para que esta sea disfrutada por las poblaciones colindantes. El quid de la cuestión es garantizar un transporte público digno que elimine las desigualdades entre territorios y que acerque a sus habitantes a las playas valencianas.

Autobús de Catarroja en su llegada a Las Arenas. | S.COBOS

Este no es el primer año que el Ayuntamiento de Catarroja decide poner solución a las trabas que sufre la juventud, un grupo social que cuenta con unos medios limitados, al mismo tiempo que fomenta sus servicios a la playa. La campaña denominada ‘Catarrosa’ comenzó el año pasado y consiste en recoger a los jóvenes menores de 30 años de Catarroja y desplazarlos de forma gratuita hasta la playa de la Malvarosa.

Los impresiones de los jóvenes de la localidad que han hecho uso del servicio a la playa muestran de forma genérica su agrado y coinciden en que «gracias a estas medidas, los jóvenes pueden tener una mayor accesibilidad a la playa sin depender de sus padres y madres». No obstante, no se trata de un servicio discriminatorio, puesto que las familias del municipio también están invitadas a disfrutar de la iniciativa, «a pesar de ser los jóvenes el colectivo prioritario», según explica Miquel Verdeguer, concejal de Juventud del municipio e impulsor de la iniciativa ‘Catarrosa’.

Como consecuencia del éxito del año pasado, este verano el servicio también está disponible para la población de Benetússer. «Su Ayuntamiento se interesó por la actividad al no contar tampoco con un autobús directo a la playa. Ahora compartimos gastos entre ambas administraciones, y unas 30 o 40 personas pueden disfrutar del servicio, aunque normalmente no se suela llegar a aforo completo», explica Miquel Verdeguer, quien asegura que otro de los motivos que impulsó la puesta en marcha de dicha colaboración fue el incio de la vacunación masiva. «Este sistema de autobús lanzadera nace con la vacunación masiva, varios pueblos ya nos juntamos porque los residentes tenían que acudir a la Ciudad de las Artes y las Ciencias y, así, creamos un autobús mancomunado», explica Verdeguer.

Asimismo, usuarios y usuarias como Laura Gamón y Elena Andrés consideran que la ampliación hacia Benetússer no supone ninguna alternación grave del trayecto puesto que ambas localidades colindan en una misma avenida. «Viene de paso, el autobús atraviesa Benetússer de una forma u otra, pero si tuviéramos que dar más vueltas sería menos eficiente», afirma Gamón. Del mismo modo, Fernando Moreno, quien ya hizo uso del servicio el verano anterior, considera que incluir a la población de Benetússer es una iniciativa positiva ya que «sería una lástima que el autobús fuese medio vacío». Así pues, el concejal no descarta que en un futuro este servicio a la playa se pudiera ampliar al resto de poblaciones colindantes ya sea «a través de de la mancomunidad o la Generalitat, u otra institución».

Mientras tanto, en l’Horta Nord también cuentan en el verano 2021 con iniciativas para facilitar la llegada de su población a la playa. Uno de estos casos es el de la localidad de Massamagrell, cuya línea de autobuses cuenta desde el 25 de junio, como cada verano, con una ampliación del recorrido habitual hasta la playa. No obstante, este verano el servicio presenta una novedad importante. El municipio de Massamagrell ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Rafelbunyol para que dicha población puede disfrutar del mismo modo de su playa a través de la ampliación de la red de transporte público.

Con ello, los vecinos y las vecinas de Massamagrell que utilizan el servicio para acudir a la playa consultados por este diario aseguran que este satisface todas sus necesidades de transporte. Este es el caso tanto de Mariana Valdivieso como el de Marina Vallés, ambas residentes de Massamagrell que acuden a la playa de forma usual, puesto que más allá ser un lugar de descanso, este también se trata de su puesto de trabajo. «Tiene unos horarios excelentes, el servicio es puntual», afirma Valdivieso. A su vez, Marina Vallés considera que «la pérdida de tiempo que pueda ocasionar la ampliación de la red a la gente que no va a la playa no supone un problema mayor», y asegura que «no solo satisface las necesidades de ocio de la población» sino que también existe gente como ella, que necesita de este servicio para trabajar.

Con ello, las iniciativas de transporte llevabas a cabo por los ayuntamientos de l’Horta alientan a su ciudadanía a acudir a las playas para hacer disfrute del periodo estival ante las facilidades que estos servicios suponen para sus usuarios y usuarias, tanto en una mayor accesibilidad como en un menor gasto económico.

Los servicios a la playa son un éxito durante del periodo estival, tanto entre mayores como en jóvenes. Sin embargo, la ampliación del recorrido del autobús a la playa de Massamagell hacia Rafelbunyol ha provocado el descontento entre su población.

Massamagrell, que decidió no abrir su piscina este verano, acordó con Rafelbunyol que sus vecinos y vecinas pudieran disfrutar del complejo acuático vecino a cambio de alargar su ruta de autobús para que los residentes del pueblo vecino se desplacen hasta la playa.

Así pues, en el recorrido realizado por este periódico la utilización del servicio hacia la playa por parte de los ciudadanos y ciudadanas de Rafelbunyol fue inexistente y los usuarios y usuarias de Massamagrell consideran que «el recorrido que hace el autobús está en desuso y solo genera pérdidas», tanto de dinero como de tiempo.

Antonio Ceca, antiguo portavoz del PSPV en Massamagrell y actual conserje del IES Massamagrell, asegura que «el verdadero problema del servicio no es que pase por Rafelbunyol, sino la forma del recorrido». Del mismo modo, la sensación percibida por los trabajadores de este servicio de autobús es semejante. «Si se utilizara el servicio para ir a la piscina de Rafelbunyol, sería un éxito», afirma un conductor que lleva a cabo esta ruta, quien asegura que los usuarios y las usuarias se quedan «desapegados» cuando nadie baja en la piscina de Rafelbunyol.

Con ello, las opiniones distan entre quienes utilizan el servicio para acudir a la playa y quienes lo utilizan para moverse a través del pueblo.

Compartir el artículo

stats