Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Indignación en Picassent por la tala de los pinos del parque junto a la Ermita

El consistorio corta los árboles de más de 50 años durante las obras de la plaza Ausias March, con el aval de informes policiales por el peligro de caída

Apenas un par de palmeras han quedado en pie en el parque junto a la Ermita de Picassent. | P.I.

Apenas un par de palmeras han quedado en pie en el parque junto a la Ermita de Picassent. | P.I.

Picassent se ha quedado momentáneamente sin uno de sus pulmones verdes en el centro urbano. Durante las obras remodelación de la plaza Ausiàs March, contempladas dentro del proyecto de remodelación de la Plaza de la Ermita y de su entorno, el consistorio ha decidido talar todos los pinos y las palmeras del parque, causando una gran indignación entre los vecinos que han crecido a la sombra de esos árboles que cuenta con más de 50 años.

Además del revuelo causado por redes sociales, algunos vecinos comenzaron a recoger firmas para evitar la tala de pinos, algo que no se ha podido evitar. También en este intento de salvar este pequeño pulmón verde se sumaron algunos partidos políticos de la oposición, como Compromís, que hace unas semanas hizo su propio acto de despedida de estos árboles, a través de unas «albaes» cantadas por la propia portavoz del grupo, Trini Carballo.

«Hemos crecido junto a estos árboles, necesitábamos hacerles una despedida bonita, poética. Políticamente en el Pleno cuestionamos que de verdad no se puedan salvar estos pinos, tal y como afirma el gobierno socialista», afirma la concejala de Compromís, Trini Carballo.

Ha sido tal el revuelo, que el Ayuntamiento de Picassent ha colgado un comunicado en su cuenta oficial de Facebook donde explica el proceder de la sobras de remodelación de este proyecto financiado con fondos Edusi y justifica la decisión de talar los árboles del parque.

«No debemos olvidar que el arbolado existente presenta un grave deterioro. Así lo confirman los numerosos informes de la Policía Local cada vez que ha habido temporales de lluvia y viento. Todos sabemos las medidas que en estos casos se deben tomar, como es precintar el parque por peligro de caída de ramas o partición de troncos. En una ocasión, recuerdo que afortunadamente, no tuvimos que lamentar ninguna desgracia personal cuando cayó un pino en uno de los juegos infantiles», explican en dicho comunicado. Además, pese a tratarse de pinos de más de 50 años, el consistorio asegura que un informe a cargo de la Diputación Provincial de Valencia «confirma y señala que ninguno de los árboles del parque infantil está catalogado como protegido». Además, avisan que la tala también se debe a una cuestión de salubridad, puesto que «la cantidad de procesionaria que se cría en los pinos es un riesgo para la salud y la prioridad de este ayuntamiento es la seguridad de la ciudadanía, por eso, de los árboles existentes en estos momentos, los que estén en condiciones de poder ser transplantados así se hará y los que no lo estén, serán sustituidos por nuevos árboles».

Compartir el artículo

stats