Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfafar rechaza las alegaciones y da luz verde a construir 1.000 pisos en la huerta

La AIU pone en marcha el proyecto de 36 bloques de 8 y 11 alturas

Zona de la Font Baixa donde se van a consturir las 36 torres de viviendas en Alfafar. | L-EMV

Dos años después de plantear el proyecto, el Ayuntamiento de Alfafar rechazó en el último pleno las alegaciones presentadas por Compromís y Unides Podem en contra de la urbanización de la Font Baixa, una zona ocupada por huerta aunque declarada como suelo urbano en el PGOU, donde una Agrupación de Interés Urbanístico (AIU) planea construir 36 bloques de entre 8 y 11 alturas, que albergarían unas 1.000 viviendas

Fue en agosto de 2017 cuando el consistorio aprobó firmar un convenio con la AIU para dar la potestad y permitir urbanizar en esa pastilla interurbana de la Font Baixa, mientras que en abril de 2019, se aprobó el Documento Inicial Estratégico y borrador del Plan de Reforma Interior (PRI), presentado por la Agrupación de Interés Urbanístico UE Zona 2 Font Baixa de Alfafar. Al plans presentaron alegaciones, como permite la normativa, tanto el grupo Unides Podem, como la coalición Compromís, tanto desde el grupo municipal como desde el colectivo. Alegaciones que, dos años después («fuera de plazo» según las afectadas), han sido rechazadas, tal y como comunicó el gobierno en el pleno. Por tanto, ya no hay ningún obstáculo para que se comience la urbanización de esa zona.

En dichas alegaciones, Unides Podem recordaba que la Font Baixa es el último tramo de huerta periurbana que queda en Alfafar como reconoce la Ley de la Huerta. «Es patrimonio cultural y agrícola que va a ser sustituido por 36 edificios, para 1.300 personas. Alfafar no necesita mas vivienda de nueva construcción, aunque es suelo urbanizable, se podía haber dado una alternativa a la edificación en la que estuvieran de acuerdo los propietarios», señalaba la concejala Inma Dorado en su turno de palabra.

El gobierno local del PP, sin embargo, rechaza las alegaciones porque mantiene que el suelo esta declarado como urbanizable dentro del PGOU desde 1992 «y la Ley de Huerta no incluye suelos urbanos, entre el ámbito de actuación, y por tanto, tampoco Font Baixa». En cuanto a la falta de necesidad de nueva vivienda, el gobierno también se opone a dicha afirmación asegurando que «un crecimiento sostenible demográfico de Alfafar exige completar el último sector residencial existente en el municipio, que, por otra parte, se impone en las previsiones del PGOU».

La coalición Compromís, a través de la concejala Amalia Esquerdo y también de Josep Tarazona, del colectivo local, presentaron alegaciones que, al igual que las de Unides Podem, fueron rechazadas. La mayoría estaban encaminadas a proteger el último espacio de huerta periurbana de Alfafar y en contra del modelo urbanísitco que se propone con la construcción de más de 1.000 viviendas. «He encontrado una falta de intentar buscar el equilibrio entre todas las partes implicadas. Se ha dado por perdido el recuperar parte de esa huerta, no se han ni estudiado otras posibilidades», señala la edila Amalia Esquerdo.

La formación valencianista también pide redefinir el sector «Font Baixa», como una zona de recuperación sostenible y eficiente, redefiniendo los usos agrícolas, los valores paisajísticos inherentes y las infraestructuras hídricas, etc. En este caso, el consistorio contesta que entiende que esta alegación viene resuelta con la aprobación del documento guía de modelo de ciudad sostenible en el marco europeo de referencia para la ciudad sostenible que se realizó en el mismo pleno.

El PATH en tribunales

Compromís recuerda que actualmente se encuentra en los tribunales el Programa de Actuación Territorial de l’Horta de València (PATH), ya que no se aceptaron las alegaciones presentadas para incluir este espacio dentro del ámbito ed protección.

El Ayuntamiento de Alfafar, además de rechazar las alegaciones presentadas al PAI de la huerta,también aprobó las condiciones que ha de cumplir la propiedad, en su condición de Agentes urbanizadores del Sector II- Suelo Urbano – «Font Baixa», de Alfafar, como trámite previo a la aprobación del preceptivo informe ambiental.

Documento guía

Se trata de la aprobación del documento guía de ciudad sostenible que se ha remitido inmediatamente a los propietarios, es decir al agente urbanizador, para su cumplimiento. Además, tras su supervisión por la Oficina técnica municipal, se elevará de nuevo al pleno, para la aprobación definitiva.

El extenso Documento Guía aprobado siguiendo el citado Marco de referencia RFSC Europeo, fija las condiciones exigibles para la ejecución urbanística siguiendo las líneas en el diseño de una ciudad sostenible, y cumplimiento los ODS.

Pacto de las Alcaldías

También pretende cumplir el propio Pacto de las Alcaldías, suscrito y aprobado por el Ayuntamiento de Alfafar; con el fin de dar respuesta a los retos que impone el cambio climático, y establecer condiciones de resiliencia. El objetivo es que sirva como hito para la futura regeneración y rehabilitación urbana de la ciudad, «entendiendo tal desarrollo como una oportunidad y motor generador de las sinergias, que permitan proteger el propio entorno paisajístico, patrimonial y ambiental; mediante la propia participación de las plusvalías que genera dicho suelo urbano; bajo principios de sostenibilidad y minimización de impactos, confección de espacios públicos y privados amables; y bajo los principios directores de la perspectiva de género que prescribe el vigente ordenamiento jurídico, incluido el propio urbanístico.

El consistorio aprueba una guía urbana basada en la Agenda 2030

El pleno aprueba el documento guía ciudad sostenible que deberá cumplir el Agente Urbanizador

p.olaya. alfafar

Compartir el artículo

stats