“Burjassot, un nom de pólvora, / escrit en lletres de foc”, reportó el “cronista de meravelles” en dos heptasílabos que evocan las fiestas y tradiciones de la localidad. En la misma plaza del pueblo, esos dos versos del “fill del forner” resplandecen inscritos en un panel. Las fallas de Burjassot, de la mano de la Associació Cultural Penya El Coet y con la colaboración del ayuntamiento a través de las concejalías de Fiestas y de Policía, celebraron este sábado la V Burjadespertà en lo que fue un auténtico homenaje al ‘tro de bac’.

A las 7 de la mañana numerosos falleros y falleras de las 13 comisiones del municipio, junto con los peñistas de El Coet como ‘directores de orquesta’, se concentraron en la plaza de la Concordia. Tras el reparto de material pirotécnico y la comunicación de las normas de seguridad, un traca a las 8 horas dio el pistoletazo de salida a una ‘macrodespertà’ en la que, según fuentes de la organización, participaron “unos 300 tiradores” y “se quemaron 450 kilos de pólvora”.

Desde la plaza y encarando la calle Colón, primero salió el grupo de menores provisto de bombetas, chinitos o falleros según la edad y a continuación, en un desfile encabezado por el alcalde de Burjassot, Rafa García, y la concejala de Fallas, Estefanía Ballesteros, inició el desfile en columna de dos –y guardando la preceptiva distancia– el grupo de adultos. Con sus bolsas repletas de cajas de ‘trons de bac’, no tardaron en dejar sobre la calzada la estrepitosa rúbrica de los petardos.

Este año la ‘despertà’ concluyó en la plaza Gómez Ferrer –en su confluencia con la calle Colón– con la “xafà del montonet”. Sobre una alfombra de arena cubierta de petardos, un grupo de tiradores marcó el apoteosis del espectáculo haciéndolos estallar con las suelas del calzado, mientras el resto de participantes, como acompañamiento, apuraban sus últimos ‘trons de bac’. Como en anteriores ediciones de la Burjadespertà, la ‘audición’ todavía se prolongó en la contigua plaza del Ayuntamiento con el ramillete de fuegos artificiales que disparó la Penya El Coet.

Huelga decir que, previamente a ‘macrodespertà’, todos los participantes, tanto adultos como menores, acreditaron estar en posesión del certificado de Cosumidor Reconocido como Experto (CRE) en la modalidad de ‘despertà’, que emite la Generalitat.

Después del madrugón, la jornada pirotécnica había de continuar a mediodía con la tradicional ‘mascletà’ de Fallas que patrocina el Ayuntamiento de Burjassot. Ya lo cantó el poeta Estellés, “Burjassot, un nom de pólvora, / escrit en lletres de foc”.