Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ochenta familias de Picassent reclaman 26.000 euros por un viaje escolar cancelado en 2020

El alumnado del IES l’Om se quedó sin visitar Holanda a causa del estado de alarma por la pandemia

Los alumnos y alumnas de primero de bachillerto de l’Om se quedaron sin viaje.  | A.P.

Los alumnos y alumnas de primero de bachillerto de l’Om se quedaron sin viaje. | A.P.

Año y medio después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretara el Estado de Alarma y todo el país quedara sumido en un estricto confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus, un grupo de ochenta familias de Picassent sigue peleando para que la agencia de viajes les retorne los 25.800 euros que abonaron para el viaje de fin de curso de sus hijos y que tuvo que cancelarse por el mencionado Estado de Alarma.

En noviembre de 2019, el Instituto l’Om de Picassent cerraba la contratación del viaje de fin de curso de los alumnos y alumnas de primero de bachillerato. El destino sería Holanda y las fechas escogidas, del 25 al 29 de marzo de 2020. Para ello abonaron íntegramente el total del paquete: 500 euros por cabeza.

Pero el deseo de los estudiantes de vivir la experiencia de viajar con sus compañeros se vino al traste a tan solo diez días de despegar. El gobierno aprobaba el decreto que establecía el estado de alarma (14 de marzo) y el viaje quedó automáticamente anulado. Desde entonces, las ochenta familias han tratado sin éxito de que la agencia con la que contrataron el viaje, un mayorista nacional, les retorne el dinero, en total 25.800 euros. «Solo nos han devuelto cien euros por persona y del resto nos dan largas. Pero han pasado ya muchos meses y esto no puede ser», comentan desde el colectivo de padres y madres afectado.

Pese a que mantienen un diálogo fluido con uno de los agentes de la agencia, -contrataron el paquete en una oficina de València-la paciencia se está agotando. «Estamos intentando que nos devuelvan el dinero de manera amistosa, pero nos están tomando el pelo. Estamos hablando de una empresa potente del sector, no de una agencia familiar de pueblo», critican. En este sentido, apuntan que la agencia argumenta que «ellos también adelantaron el dinero y que los hoteles y otros servicios tampoco se lo han devuelto a ellos».

Para tratar de hacer fuerza, las ochenta familias han acudido a la organización de consumidores OCU. «Ante la pasividad de la agencia y los pretextos utilizados para no proceder a su devolución, el propio IES L’Om, en nombre de las familias, presentó una reclamación ante los Servicios Territoriales de Turismo de Valencia. Sin embargo, éstos no son competentes para resolver este tipo de conflictos, por lo que a fecha de hoy las familias siguen esperando», relatan desde la OCU.

En este sentido, las familias revelan que han acudido a las oficinas del Servicio de Turismo con toda la documentación «y nos dicen que ellos no pueden hacer nada, que no tienen competencias», afirman.

La OCU pide que actúe el Consell

La Delegación de OCU Valencia sostiene que a pesar de haber pasado más de un año desde la declaración del Estado de Alarma, la Ley «ampara la devolución del importe abonado en caso de que el organizador haya cancelado el viaje como consecuencia de las medidas adoptadas por la Covid-19». Por ello, considera «imprescindible» la intervención de la conselleria de Consumo de la Generalitat y que inicie de oficio «las inspecciones pertinentes a las empresas que están incumpliendo la legislación en un claro perjuicio del consumidor valenciano, con sus correspondientes sanciones en su caso».

La última vía que les resta a los afectados es acudir al juzgado, para lo que la OCU les prestaría asesoramiento. «No vamos a dejar de insistir. Ese dinero es para el viaje de nuestros hijos. Ha habido familias que se han visto afectadas por ERTEs por la pandemia y es de justicia que nos devuelvan ese dinero. Hay familias que quieren ir ya al juzgado y no pararemos hasta conseguir lo que es nuestro», advierten desde el colectivo de madres y padres.

Otras 66 familias de Alaquàs acaban en el juzgado

El primer caso público e l’Horta sobre reclamaciones de institutos por los anticipos de los viajes de fin de curso cancelados se dio en verano de 2020 en Alaquàs. Un total de 66 familias de alumnado del instituto de secundaria Faustí Barberà iniciaron una reclamación conjunta a la empresa a la que habían realizado aportaciones por un viaje que la pandemia impidió realizar. Más de un año después, tras muchos trámites, el asunto está en el juzgado y la última información que tienen las familias es la notificación que están recibiendo sobre que el tribunal no ha podido contactar con la empresa por haber desaparecido o no haber nadie en sus instalaciones para recoger el escrito. Las familias preparan nuevas acciones judiciales. Informa: L.Sena




Compartir el artículo

stats