Cada vez que un policía tiene que cambiar su uniformidad por antigüedad, rotura o desgaste se le plantea un dilema; ¿qué hacer con esa ropa policial en desuso? Al tratarse de vestuario oficial que en caso de caer en malas manos podría suponer un problema de seguridad, los agentes no pueden tirarlo a un contenedor o donarlo a un punto de recogida de ropa, y éstos van acumulando las prendas año tras año en un armario u optan por quemarlos. Para acabar con este problema de espacio por un lado y medioambiental por el otro, el Ayuntamiento de Alcàsser, en colaboración con la empresa de uniformidad Insigna, ha puesto en marcha un proyecto pionero en España para el reciclaje de los uniformes de la Policía Local para darles una tercera vida.

«Los uniformes del cuerpo de la Policía Local de Alcàsser ya son reciclados, pero ahora también serán reciclables gracias al proyecto de economía circular propuesto por nuestra empresa distribuidora Insigna, una empresa valenciana y familiar que cierra el círculo del reciclaje con esta iniciativa», destacó este miércoles la alcaldesa Eva Zamora en la presentación de este proyecto que «demuestra el compromiso del Ayuntamiento de Alcàsser en la lucha contra el cambio climático».

Los dos primeros contenedores para la recogida de los uniformes ya han sido instalados en las dependencias policiales —bajo vigilancia para que nadie pueda hacer un mal uso de estas prendas—, según explicó el jefe de la Policía Local de Alcàsser, Fulgencio Torres. Hasta ahora los policías tenían que guardar la uniformidad en desuso en casa o bien la quemaban, por lo que con este proyecto también se ayuda a reducir las emisiones de CO2.

Por su parte, el director de la distribuidora de la uniformidad remarcó que fueron la primera empresa en trabajar con ropa reciclada y reciclable mediante la extracción del plástico del Mediterráneo, que transforman en hilo para crear los propios uniformes de la policía. Ahora quieren cerrar el círculo ofreciendo este servicio a las plantillas de Policía Local. En breve otros municipios de l’Horta como Albal, Torrent y Paterna, se sumarán a este plan de sostenibilidad.