Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un informe advierte de once puntos negros en los carriles bici de l’Horta Sud

El estudio encargado por la Fundació Horta Sud insta a ayuntamientos y mancomunitat a mejorar la red, ampliarla y fomentar el uso de la bicicleta

Toni Velarde, Julio Huerta y Eva Sanz, ayer en la entrega del estudio a la Mancomunitat. | L-EMV

La Fundacióió Horta Sud entregó ayer a la Mancomunitat el informe sobre la movilidad de la comarca en materia ciclista. Como conclusión, revela la detección de once puntos negros en itinerarios ciclistas. Para ello, insta a ayuntamientos, diputación y mancomunitat a que priorice la mejora de estos enclaves.

Tras la mesa de movilidad celebrada en Torrent el pasado mayo, como primer acto dentro del proyecto de la Fundació Horta Sud para la recuperación comarcal, se encargó un estudio para conocer el estado de la movilidad y buscar soluciones.

Así, el documento señala que l’Horta Sud alberga una población de 469.785 habitantes. El flujo de desplazamientos entre la comarca y València se basa principalmente en la conexión industrial, con sesenta polígonos y más de 2.600 empresas, donde el coche supone el 50% de esos desplazamientos . De hecho, el estudio apunta que el uso del vehículo o la moto para estos viajes solo ha caído del 42% al 41,3%, mientras que ir en bici o andando ha bajado del 50% al 43,6%. En cambio, utilizar el transporte público ha subido del 6,4% al 13,5%.

El informe de movilidad se centra, por tanto, en el estado de la red ciclista del área metropolitana y su conexión con València. En este sentido, y tomando como referencia el documento elaborado por la Coordinadora ConBici, Imba, Valencia en Bici, Soterranya y Bici és Vida, se han detectado hasta once puntos negros: la conexión con Quart de Poblet - Manises, a través de la avenida València, y la conexión Quart - Mislata, atravesando este último municipio hasta la capital; acceso al puente de la A-3 entre Xirivella y la Avenida del Cid (mejorar y ampliar el puente al ser estrecho); acceso a la CV36 (es compartido por viandantes y podría ser un acceso seguro para ciclistas); V30 (conexión hacia Xirivella desde San Isidro y mejorar las señalizaciones); La Torre - Camí Reial de Madrid (desviar todo el tráfico motorizado por el puente de la CV-400, excepto EMT, y adecuar aceras y señalización ciclista. Continuación de la vía ciclista de manera directa por el Camí Nou con Benetússer, Alfafar, Massanassa, Catarroja y Albal); CV-400 (ampliación del carril bici y la vía ciclista directa paralela a la CV-400); Quart-Aldaia (el carril bici de la CV408 acaba de manera abrupta es imposible, por 150 metros, su conexión con Quart de Poblet, un punto peligroso con rotonda de acceso a la A-3); Torrent -Alaquàs (punto negro en el puente CV4034 y el trayecto hasta Alaquàs); Torrent - Safranar (es preciso concluir el nuevo puente de conexión entre la ronda y el carril bici de la CV-403); Acceso al aeropuerto para ciclistas y un vía ciclista directa paralela a la CV-410 hasta la A-3, a la altura de Bonaire.

Carriles mal conservados

Además, los indicadores del informe constatan que Picanya (18) y Paiporta (9) son los municipios con más kilómetros de carril bici en relación a su superficie total, mientras que Torrent (26,5) en la localidad con más trazado ciclista. En este sentido, sostiene que l’Horta Sud no «está vertebrada con vías ciclistas, pese a disponer de más de cien kilómetros de carril bici», aunque «muchos no están en buen estado». También incide en que, «salvo excepciones, los polígonos no disponen de vías ciclistas que permitan llegar de manera segura».

Por tanto, el documento de la Fundació Horta Sud detalla una serie de actuaciones, a ejecutar por Mancomunitat, Diputación de València y los propios ayuntamientos, para «pasar de un espacio público pensado para los coches a un espacio para peatones y ciclistas, donde el vehículo motorizado tenga un peso secundario». Además, incide en que la red ciclista comarcal «debe estar confeccionada por un trazado de marcha primaria, para que se maximice el uso de la bicicleta».

Y para ello, especifica las actuaciones que debería realizar cada administración. A los consistorios, el informe les pide aplicar medidas para pacificar el tráfico, reduciendo el ancho de las carriles, además de adherirse al Pacte Valencià per la Mobilidad Segura, incorporarse a la Red de Ciudades por la Bici y coordinarse con otros municipios para avanzar en la conexión intermunicipal. También solicitan que se contrate a personal técnico especializado para trabajar en exclusiva por la movilidad sostenible, así como promover la instalación de más aparcamientos de bicicletas.

Buscar fondos europeos

A la Mancomunitat le encomienda realizar un proyecto comarcal de carril bici interurbano con la búsqueda de fondos europeos para su ejecución, e implantar medidas que fomenten el uso de la bicicleta. También le insta a actuar sobre los puntos negros con diferentes actuaciones, la mejora de los carriles existentes, promover la coordinación efectiva con todas las administraciones, impulsar una campaña comarcal de comunicación y sensibilización para fomentar el uso de la bici, abrir una oficina comarcal de promoción de la bicicleta y crear un taller comarcal de ocupación para la reparación de bicicletas con el modelo que desarrolla Soterranya de «Bicis per a totes».

Por último, el estudio pide a la Diputación que lidere la coordinación efectiva de actuaciones y campañas, además de apoyar a ayuntamiento y mancomunitat en aplicar las medidas sugeridas.

Compartir el artículo

stats