Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No faltan 8.000€, se han gastado en partidas que el consistorio no valoró subvencionar"

El expresidente de la JLF de Picassent condenado por un delito de estafa y falsedad documental por valor de 3.868 €, que ya ha pagado, afirma que muchas facturas no fueron aceptadas por estar fuera de plazo o no ser consideradas subvencionables

La alcaldesa y el edil de Fiestas con la lona de apoyo a las fallas. | A.P.

«Yo no he robado nada, solo soy el responsable de haber presentado unas facturas que yo no confeccioné, aunque asumo que esa responsabilidad va en el cargo de presidente de Junta Local Fallera y por eso he pagado las tres facturas que ha determinado el juez que no están justificadas, pero esto no se quedará ahí». Así de tajante se muestra el expresidente de la Junta Local Fallera de Picassent, que fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 8 de Valencia por un delito de falsedad en documento mercantil y un delito de estafa, al determinar que presentó tres facturas falsas por valor de 3.868 euros con el fin de obtener una subvención municipal. Dinero que ha sido abonado por el acusado, suspendiéndose así la pena de 4 meses de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo.

El ex presidente ha querido romper su silencio para desmentir que hubiese un agujero de 8.100 euros, determinado por la auditoría encomendada por el ayuntamiento de Picassent que el Tribunal de Cuentas decidió remitir a Fiscalía, quien abrió la investigación. ·«Hay muchos errores en este asunto. Primero, la auditoría fue de los años 2013 a 2017, por lo tanto no solo los años que yo estuve como presidente, sino que hay más personas implicadas», explica.

También, el exdirectivo fallero quiso aclarar que no son 8.100 euros sino 7.973 euros, y que es mentira que hubieran desaparecido. «No es que falten esos casi 8.000 euros. Se presentaron facturas en todos esos años, pero el consistorio desestimó algunas por estar fuera de plazo y otras consideró que no eran subvencionables. Toda la documentación está en la web, es pública, cualquier persona puede verla y comprobar que lo que digo es verdad», señala.

Según explica, el consistorio suele dar la subvención por año fallero, es decir abona los entonces 10.000 euros de la subvención el 14 de marzo. Sin embargo, justo el último año que fue presidente el acusado, el consistorio decidió hacer el abono en mayo. «Por eso se dijo que la nueva Junta Local Fallera que llegó a finales de marzo se encontró sin apenas dinero, porque el consistorio aún no había pagado la subvención, no porque nadie se lo hubiese llevado».

Sin recibir el informe aún

El implicado, además, afirma que no ha podido acceder a toda la información ya que solicitó en mayo de 2018 por registro de entrada en el ayuntamiento en mayo que se le remitiera la fiscalización de todos los años en los que se realizó la auditoría «y aún no la han hecho, ni siquiera solicitándolo mi abogada».

En todo caso, el expresidente de la JLF de Picassent afirma que todavía hay en marcha un procedimiento administrativo del que pronto se sabrá su resultado para justificar el dinero que según la auditoria aún se adeuda tras el pago de los 3.868 euros, en el que «espero que se depuren responsabilidades y se aclare todo».

Compartir el artículo

stats