Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Burjassot sale a la calle contra la apertura de un bingo cerca de un colegio

La Coordinadora de Asociaciones de Madres y Padres convocó a otros muchos colectivos para protestar por el negocio, que tiene autorización

Protesta contra el bingo V. Ruiz Sancho

«Burjassot libre de ludopatía». Tal como estaba previsto, con esta consigna numerosos vecinos y vecinas de la Ciudad de los Silos expresaron ayer por la tarde su repulsa a la reciente apertura de un local de apuestas, un bingo, a pocos metros del Centro de Enseñanza Infantil y Primaria Les Sitges y prácticamente enfrente del Instituto de Enseñanza Secundaria Comarcal.

A la manifestación con cacerolada, convocada por la Coordinadora de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) en las inmediaciones de la casa de juego, se sumó el profesorado de los centros escolares y diversos colectivos del pueblo que consideran inadecuada la radicación del establecimiento comercial. Huelga decir que el nuevo negocio (situado en un punto de gran tránsito peatonal y rodado, la avenida María Ros) cuenta con la documentación en regla y la autorización del ayuntamiento para ofrecer sus servicios.

Sin embargo, la Coordinadora de las AMPA pide al menos la retirada de letreros o carteles con la leyenda «bingo, apuestas, ruleta u otras relativas al juego» porque «son ilegales según la Ley 1/2020 de 11 de junio de la Generalitat, de regulación del juego y de prevención de la ludopatía en la Comunitat Valenciana». En ese sentido, toda la comunidad educativa también reclama la «urgente puesta en marcha de un plan de prevención de la ludopatía tal como establece dicha ley».

Críticas de EU

Asimismo en Esquerra Unida, que apoyó la concentración y participó, afean al equipo de gobierno municipal (PSOE) «el incumplimiento del acuerdo plenario de 25 de marzo de 2019, aprobado por unanimidad», según el cual el ayuntamiento se comprometió a «llevar a cabo las modificaciones precisas en la normativa sobre planificación urbanística a fin de prohibir la apertura de casas de apuestas y juego en las proximidades de centros escolares, institutos, centros juveniles y edificios públicos con alto tránsito de menores de edad». En algunas localidades ya se ha conseguido apartar de los cascos urbanos los locales de juego para proteger a la población, especialmente a los menores, de posibles adicciones y mejorar la convivencia vecinal.

Durante la manifestación, independientemente de siglas políticas, familiares de miles de niños, niñas y adolescentes reclamaron a las autoridades competentes que tomen medidas para atajar los problemas que pueden generar los locales de apuestas. «Con Burjassot no se juega», expresaron.

Compartir el artículo

stats