Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hogares monoparentales bajan en l’Horta en 2020 y rompen la tónica de la CV

Estas familias exigen que se les equipare a las numerosas en la obtención de ayudas

Concha Mora, que ejerce de doctora en Museros, juega con su hijo. | FERNANDO BUSTAMANTE

Un año más, el Ayuntamiento de Torrent, a través de su delegación de Igualdad, impulsa ayudas económicas para familias monoparentales del año 2021 por un valor que alcanza de hasta 400 euros bajo la modalidad de pago único.

El plazo de presentación de las solicitudes se cerró el pasado 17 de septiembre después de que las familias monoparentales presentasen su solicitud tanto de forma presencial en el Ayuntamiento de Torrent, como de forma telemática a través de la carpeta ciudadana de la web del ayuntamiento.

Las familias que se beneficiarán de estas ayudas serán aquellas monoparentales con el título oficial vigente expedido por la Generalitat Valenciana. También están incluidas aquellas familias que hayan solicitado el título oficial de familia monoparental o su renovación a la Generalitat Valenciana en el último semestre de 2020 o 2021 sin resolución administrativa en la fecha de solicitud de esta ayuda.

«Es un nuevo modelo familiar cada vez más presente en nuestra sociedad y hay que ayudarles», señala la concejala en el Ayuntamiento de Torrent, Marina Olivares.

Las familias monoparentales han descendido en la comarca. Un total de 16.162 viviendas en la comarca de l’Horta estuvieron regentadas en 2020 por una sola persona progenitora con algún hijo o hija menor de 25 años, lo que significa 407 menos que las contabilizadas en 2019, llegando a números de 2014 cuando se registraron 16.133. El Portal Estadístico de la Generalitat Valenciana refleja una tendencia a la baja que no responde a la tónica general en la Comunitat Valenciana, que registró un aumento del 9,6 % en el año de la pandemia.

Las viviendas regentadas por madres solteras siguen siendo predominantes respecto a la de los padres, aunque en 2020 se ha producido un incremento de las familias monoparentales masculinas (de 2.887 en 2019 a 3.656 en 2020) mientras han bajado las femeninas (de 13.682 a 12.508 hogares). Cifras muy lejanas a las que se recogieron en 2015, año en el que se produjo un gran aumento rozando los 19.000 hogares monoparentales. Desde ahí, la tendencia ha sido a la baja, con cifras altas aún en 2016 con 18.392 viviendas ocupadas por un solo progenitor, mientras que el escalón se produjo en 2017 con un descenso de 1.513 hogares llegando a los 16.879.

Unas cifras que tienen nombres y apellidos. La tipología de núcleos familiares formados por una sola persona progenitora con hijos es muy variada: desde quienes deciden ser madres solteras o otras como consecuencia de la muerte de uno de los dos, pasando por las cada vez más frecuentes situaciones de separaciones sin manutención, o las más dramáticas, las de víctimas de violencia machista.

Susana García es una de esa mujeres que cuando cumplió 35 años y, tras superar unos problemas con su diabetes, supo que era el momento de tener un hijo y se sometió a un tratamiento de fecundación in vitro. «Fue una decisión personal. Aunque ahora tengo pareja y también cuento con la ayuda de mis padres, tuve claro desde el principio que esto era solo cosa mía», explica esta empresaria que vive en Alaquás con su hijo de ocho años, y confiesa que su situación sigue siendo «rara» en su entorno. «En el colegio, mi hijo es el único que solo tiene a una madre. Hay quien tienen padres separados, pero no es lo mismo», matiza.

Lo más difícil para Susana es sin duda conciliar. «Gracias a que tengo a mis padres, pero tienen 70 años y tampoco puedo hacer que cuiden de mi hijo y le ayuden a hacer los deberes. Para eso he tenido que contratar a una persona y menos mal que mi hijo es buen estudiante», reconoce. Una persona contratada y, por tanto, un gasto extra, y es ahí donde está la mayor dificultad de las familias monoparentales, que tienen que asumir todos los gastos con un solo sueldo y apenas reciben ayudas comparadas con otros colectivos.

«La Administración sí debería ayudar más a las familias monoparentales. Yo tengo la suerte de no tener problemas en este sentido, pero hay mucha gente que está sola con sus hijos por diversas razones y necesitaría más apoyo social. Hay algunas situaciones críticas, sobre todo las víctimas de violencia de género», asegura Concha Mora, médica de Atención Primaria en la localidad de Museros, con un niño de 7 años, que al igual que Susana tuvo a través de una in vitro.

Susana no entiende «por qué las familias numerosas reciben ayudas para el comedor, el desplazamiento o entradas». «Nosotras también atravesamos gastos extras», señala.

Unas dificultades que se combinan con las «facilidades» que da el poder elegir de forma unilateral. «Es duro por momentos, porque te lo cargas todo. Es verdad que a veces necesito descansar o desconectar y se hace complicado. Sobre todo porque todas las decisiones son tuyas, y algunas son difíciles», explica Concha. Susana piensa lo contrario: «todo lo referente a mi hijo lo decido yo, y eso me gusta».

Torrent concede ayudas de hasta 400 € para las familias monoparentales

Las beneficiarias deberán tener el título oficial vigente expedido por la Generalitat

V.S.L. t orrent

Compartir el artículo

stats