La Mancomunitat de l’Horta Sud celebró la tercera de sus jornadas “L’Horta Sud lliure d’explotació sexual” en la que participaron las influencers Towanda Rebels, la diputada de Igualdad de la Diputació de València Eli García y en la que se abordó la problemática de la prostitución desde el análisis de experiencias en el ámbito local.

Zúa Méndez y Teresa Lozano, Towanda Rebels, abrieron la jornada con una conferencia en la que hicieron un repaso sobre la influencia de la pornografía en la construcción de una masculinidad que lleva a los hombres a ser consumidores de prostitución. Además, advirtieron de los peligros del descenso de la edad de consumo de pornografía entre los más jóvenes que en muchos casos ya tienen acceso a este tipo de contenido a los 8 años.

Tras Towanda Rebels, la diputada de Igualdad de la Diputació de Valencia Eli García anunció que en las próximas subvenciones a los ayuntamientos integrantes en la red de municipios libres de violencia contra la mujer se va a contemplar ayudas que complementen las acciones locales en materia de lucha contra la prostitución y la trata.

Desde el Foro Valencià para la abolición de la prostitución y la trata, Eva Calvo, explicó las propuestas de actuación a nivel local en esta materia a las que se han llegado a través de mesas de trabajo en distintas materias. Por su parte, Maite Gabaldón, presidenta del Moviment Democràtic de Dones, habló sobre la red de municipios libres de trata y prostitución y sobre las acciones llevadas a cabo desde el Front Abolicionista.

En la última de las mesas de debate el municipio de Catarroja compartió su experiencia de trabajo en un equipo multidisciplinar con policía local, agente de Igualdad y psicóloga para poder tratar la problemática desde todos los puntos de vista y tratar cualquier tipo de violencia contra la mujer, incluida la prostitución y la trata.

También se analizó la intervención con mujeres víctimas de tráfico y prostitución en el ámbito sanitario en el que se destacó la declaración de los centros de salud de los municipios como lugares de detección de prostitución y de violencia contra la mujer. Además, se destacó la importancia de poder contar con equipos mediadores entre la administración y las víctimas que puedan generar un clima de confianza propicio para que se pueda actuar sobre ellas.

“La prostitución es uno de los mayores problemas que tenemos como sociedad. Es otra forma de violencia contra las mujeres, una forma de esclavitud que es necesario abolir. Hablamos de derechos que en tanto que esenciales están fuera de discusión, derechos de toda persona a no ser abusada ni utilizada sexualmente, ni de forma gratuita ni a cambio de ninguna compensación económica”, explicó en la clausura Eva Sanz, presidenta de la Mancomunitat de l’Horta Sud.

Con la de ayer, la Mancomunitat cierra el ciclo de tres jornadas que servirán para mejorar la coordinación entre todos los ayuntamientos de la comarca para la elaboración de un futuro plan comarcal que consiga erradicar la prostitución y la trata de mujeres con fin de explotación sexual. El primer paso será remitir a todos los ayuntamientos las conclusiones de las jornadas y las propuestas de actuación que, desde las distintas entidades, recursos y ayuntamientos, se han ido planteando.

Catarroja parueba una moción contra la prostitución

En el pasado Pleno ordinario del mes de septiembre, celebrado el jueves 7 de octubre, el Grupo Municipal Socialista, encabezado por Lorena Silvent, presentó con motivo de la conmemoración, el 23 de septiembre, del Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños una moción por la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres y, específicamente, la explotación sexual y la trata con fines de explotación sexual. La moción obtuvo 18 votos favorables y 3 en contra.

La exposición de la moción fue defendida por Beatriz Sierra, regidora de Transversalidad y Políticas de Igualdad expresando, en nombre del Grupo Municipal Socialista de Catarroja, el sólido compromiso con la igualdad de género, los derechos de todas las mujeres y niñas, la erradicación de la explotación sexual y el tráfico de seres humanos. También se insta en la moción al desarrollo de medidas integrales que, mediante la colaboración y cooperación entre todas las administraciones, instituciones y organizaciones especializadas, promuevan la prevención, la atención y recuperación de las víctimas de tráfico con fines de explotación sexual desde un enfoque de derechos humanos.

La moción proponía, como acuerdos en el Ayuntamiento, el impulso de campañas de concienciación, con la coordinación de los cuerpos y fuerzas de seguridad para aumentar el control de proxenetas y los consumidores y poner a disposición de estas mujeres los recursos y servicios, como pueden ser los programas de vivienda y ocupación municipales. También la modificación de la ordenanza municipal y sancionar a los *prostituïdors, en una acción coordinada con todos los municipios de la comarca. Además, el trabajo coordinado con la Mancomunidad, GVA, Delegación de Gobierno e instituciones y asociaciones especializadas para tomar medidas conjuntas con el fin de abolir de la prostitución, impulsando foros y tablas de coordinación para abordar esta problemática y plantear propuestas conjuntas por los municipios. Por último, se exigirá en el gobierno que embargue los bienes de la “industria del sexo” y los destino a crear ocupación e invertirlos en el futuro de las mujeres que están en la prostitución proporcionando recursos económicos y alternativas reales, en vez de beneficiarse de los impuestos recaudados de la industria del sexo. Todos los puntos de la moción se trasladarán a la Delegación de Gobierno, al Consejo de la GVA, a la Mancomunidad de l'Horta Sur y en la Red de municipios libres de tráfico de mujeres, niñas y niños.

En palabras de Lorena Silvent, Vicealcaldesa de Catarroja “la prostitución es una forma de explotación que tiene que ser abolida y no una profesión que hay que reglamentar, porque es una forma de violencia de género extrema. No tenemos que confundir que esto sea una ocupación solo por el hecho que se pague. No son trabajadoras sexuales, son mujeres oprimidas, a las que se los vulnera los derechos humanos más básicos. Ninguna persona tiene que sufrir abuso ni una utilización sexual, ni de manera gratuita ni a cambio de ninguna compensación económica. Con esta lucha el foco lo tenemos que dirigir a las personas que demandan, la clientela, los *prostituïdors. Porque sin demanda, la oferta desaparece. Y ofrecer a las mujeres que se encuentran en esta situación herramientas y recursos para integrarse plenamente en la sociedad”.