Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rocafort recupera los plenos presenciales, pero sin público

La AVV considera que se trata de "una limitación efectiva del derecho de participación ciudadana"

Pleno de Rocafort

 El pleno de Rocafort recupera este martes los plenos presenciales, pero solo para cargos electos. La entrada de público seguirá vetada, en base a informes técnicos para cumplir con las restricciones sanitarias.

Según el informe técnico solicitado por el alcalde Agustín Aliaga, para determinar la viabilidad del salón de planta baja del centro “Nou Espai” como sede del pleno, los técnicos sostienen que para la celebración se necesita espacio para albergar a los trece concejales más el espacio necesario para el secretario y el interventor. Así, tomando como base la última resolución autonómica sobre las medias covid, “la ocupación máxima permitido en dicho salón de actos corresponde a 1 m2 /pers. Ello quiere decir que se establece un aforo máximo de 99 personas. Por todo lo anterior se concluye, dado que para salas multifuncionales el aforo será del 100% y dado que en locales cerrados se asegurará (en la medida de lo posible) que se mantenga la distancia de seguridad interpersonal, que puede informarse favorable la celebración del Pleno Municipal correspondiente en el lugar propuesto. De igual modo, se recomienda la NO presencia de personas externas, en la medida que no se pueda garantizar la distancia de seguridad interpersonal entre los intervinientes en el Pleno Municipal”, reza el documento.

La negativa a la presencia de público en el pleno -son muchos los municipios que ya van recuperando la presencialidad de vecinos en las sesiones- ha sido criticada por la Asociación de Vecinos Antonio Machado de Rocafort. El colectivo vecinal señala que el informe indica que el salon que ”el aforo del 100% no impide que se reúnan los concejales (13) más técnicos (1+1). Hasta 99 personas quedan 84 plazas por cubrir. Por ello, solamente ‘aconsejan’ que no haya público”. Por tanto, la AVV afirma que el ayuntamiento, “como responsable del acto, según la normativa vigente, tendría que señalizar las distancias entre los asientos, poner el gel y exigir la utilización de la mascarilla. Algo perfectamente factible”.

La asociación vecinal asegura que “no permitir la presencia de público en el pleno de este mes parece, más bien, una limitación efectiva del derecho de participación ciudadana y un temor político a las cuestiones que se puedan plantear”.

Compartir el artículo

stats