Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benetússer identifica la tumba de su alcalde de la guerra civil

El consistorio pide información a la población para reconstruir la historia de Juan García Milán

Placa puesta por el consistorio en el nicho de García Milán. | A. B.

En la zona vieja del cementerio de Benetússer hay nichos sin lápida, con apenas el nombre escrito sobre el yeso, pese a que algunos de ellos alberguen los restos de mismísimos alcaldes. Es el caso de Juan García Milán, primer edil de Benetússer del 24 de febrero de 1936 al 3 de febrero de 1937. El consistorio considera necesario recuperar la memoria y homenajear al alcalde que tuvo en una etapa tan convulsa como fue la Guerra Civil española. De momento, aprovechando la proximidad de Todos los Santos, el ayuntamiento ha instalado un aplaca en el nicho donde aparece el nombre de Juan García Milán, con la fecha que ostentó como alcalde así como la de su fallecimiento, ocurrida el 27 de diciembre de 1969.

No se sabe, sin embargo, cuándo nació y por tanto a qué edad murió este personaje, ni muchos otros datos que permitirían hacer una biografía completa. Por ello, el consistorio ha lanzado un díptico con la información que de momento tiene de este al exalcalde y en él ha pedido a la ciudadanía que colabore en aportar más información de este hombre que está enterrado en un nicho propiedad de José Camps Pallarés, médico y familiar del mismo, en el bloque B, de la tramada 4ª.

Curiosamente también hay una calle que lleva su nombre en Benetússer, puesta el 5 de febrero de 1973 por el alcalde de entonces, Luis Gómez Esteve.

Trajo el agua potable

Tras los testimonios y la suplicaciones recogidos, el consistorio ha podido averiguar que Juan García Milán, conocido como «el socialista» llegó a Benetússer para trabajar en una delegación de la fábrica Gallego Vilar. Abandona esa empresa y se monta su propio negocio de realización de pilas y macetas. Como alcalde, se le atribuyen dos grandes logros:

Dotar de agua potable a parte de la población en 1937 con las construcción de un depósito en la plaza Cardenal Benlloch de 50.000 litros, con una tubería hasta camí Nou.

Por otra parte, de él se destaca su diplomacia, negociación y diálogo para evitar que las «columnas de hierro» que visitaban entonces las poblaciones en busca de fascistas no acabaran con represalias y muertes en la localidad.

Benetússer espera poder obtener más datos mediante la colaboración ciudadana que permitan reconstruir su historia.

Compartir el artículo

stats