El proyecto europeo Spring ha finalizado la segunda de sus jornadas en Quart de Poblet. La primera tuvo lugar en Borgomanero, en el norte de Italia.  Uno de los objetivos de la iniciativa es intercambiar experiencias y programas adoptados por los países socios durante la pandemia y promocionar los que fueron más beneficiosos para la ciudadanía.  

 Spring, con un presupuesto de 148.680 euros, ha sido el mejor valorado por Bruselas de entre los 167 proyectos del programa Europa para los Ciudadanos 

La reunión internacional celebrada en Quart sirvió para valorar las repercusiones que el confinamiento tuvo en el mundo escolar, tanto en las relaciones educativas entre profesorado y alumnos y alumnas, como con sus familias en los diferentes países europeos. 

Algunas de las medidas que se han destacado como ejemplo de buenas prácticas fueron las adoptadas por el Ayuntamiento para reducir la brecha digital.