Manuel Manzano, un hombre de 83 años que fue atropellado el pasado 10 de noviembre en Torrent, ha fallecido esta semana en el hospital debido a las graves heridas que sufrió en el siniestro, causado por un conductor que presuntamente circulaba bajo los efectos del alcohol y las drogas y que se dio a la fuga tras el atropello. La policía localizó el vehículo del infractor en una campa de un concesionario de coches y, cuando los agentes le instaron a someterse a la pertinente prueba de alcoholemia, éste se negó.

El presunto autor de este atropello mortal fue detenido por varios delitos contra la seguridad vial, entre ellos la negativa a someterse a la prueba, la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas —dados los signos evidentes que mostraba— y el abandono del lugar del accidente sin prestar auxilio a la víctima. Además, ahora tras comunicar al Juzgado de Instrucción número tres de Torrent el fallecimiento del peatón, éste podría enfrentarse a un delito de homicidio por imprudencia grave.

El accidente se produjo en torno a las 18.30 horas del pasado 10 de noviembre cuando un peatón de 83 años fue arrollado por un vehículo, modelo Ford Focus de color blanco, en la calle 25 de Abril de Torrent. En vez de detener la marcha, el conductor de dicho turismo se dio a la fuga para eludir cualquier tipo de responsabilidad.

Gracias a los datos facilitados por los testigos, la Policía Local de Torrent localizó el coche en un aparcamiento de un concesionario de la localidad. El vehículo presentaba daños en su parte delantera compatibles con el atropello. Posteriormente los agentes hallaron al presunto infractor, quien mostraba evidentes síntomas de ir ebrio, como voz pastosa, frases incoherentes y dificultad al andar. Por lo que fue detenido, pese a negarse a la prueba de alcoholemia.