Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juzgado avaló que el chalet de Goerlich en Torrent no debía demolerse

Compromís achaca la destrucción de patrimonio a la falta de inspección

Exterior de la parcela sobre la que se veía la parte superior del chalet. | L-EMV

La inspección técnica del Ayuntamiento de Torrent no pudo ayer entrar a la parcela donde antaño se levantada uno de los chalets que el arquitecto Goerlich diseñó como casa de veraneo en el Vedat (el de Gamborino) y que, según todos los indicios, ha sido demolido sin permiso municipal. Aunque el departamento de Urbanismo contactó con la propiedad de forma telefónica ayer, no obtuvo el permiso para poder entrar en el interior y comprobar qué ha pasado, por lo que hoy se intentará realizar una inspección desde el exterior.

El inmueble no estaba protegido en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de los años 90 del pasado siglo, pero sí había sido propuesto en el catálogo que el consistorio está elaborando ahora sobre el patrimonio de la ciudad.

Por ello, cuando a finales de 2019 la propiedad pidió licencia municipal para derribarlo, el ayuntamiento se la denegó a través de un decreto, como ayer informaba Levante-EMV. Cuatro años antes, los dueños ya habían pedido permiso para segregar la parcela (de grandes dimensiones), pero finalmente el procedimiento caducó al no presentar las subsanaciones que el ayuntamiento establecía.

Tras estudiar a fondo el expediente, la concejala de Urbanismo, Inma Amat, ha explicado que, una vez denegado el permiso para la demolición, la propiedad presentó un recurso contencioso administrativo contra aquel acuerdo, que fue desestimado por el juzgado en abril de 2021. Ahora tiene la posibilidad de recurrir a una instancia superior.

No obstante, de acuerdo con las fotos aéreas de Google Earth que el experto Tomás Roselló ha aportado, el chalet fue demolido entre marzo de 2020 y marzo de 2021, es decir, durante los momentos más críticos de la pandemia de la covid-19.

Sin quitarle responsabilidad a la propiedad en el derribo, Compromís per Torrent considera que este caso no es aislado y apunta a la «inexistencia de la inspección de oficio en el Ayuntamiento de Torrent» como una de las causas de que «se derriben o se construyan edificaciones sin permiso municipal». La coalición incide en que el chalet es el segundo edificio de Goerlich en la ciudad que se derriba en pocos meses, ya que el ayuntamiento concedió licencia para demoler el inmueble original del Asilo Santa Elena.

«La desaparición de las dos edificaciones patrimoniales que el arquitecto Javier Goerlich diseñó y construyó en Torrent son una pérdida irreparable para la memoria colectiva de los torrentinos y las torrentinas», valora el portavoz Pau Alabajos.

Para la coalición, la inexistencia de inspección municipal «está provocando el deterioro de edificios emblemáticos, o lo que es peor su derribo, mientras que el gobierno municipal continúa sin presentar el catálogo de bienes protegidos», un asunto que su grupo municipal «denunciando desde hace más de un lustro».

Y sobre el chalet de Gamborino, el portavoz se pregunta «cómo es posible que un particular derribe un edificio, sin autorización desde el año 2019, y que en ortofotos de marzo del 2021 la parcela ya aparezca vacía».

Asimismo, Compromís critica que la falta de inspección provoca que «la realidad urbanística del término de Torrent» sea «caótica», con «miles de chalés y casetas construidas o reformadas sin licencia de obras» ya que la delegación municipal «solo actúa por denuncia de particulares, nunca de oficio» cuando «el mal ya está se esta hecho».

La Fundación pide una reunión urgente con Amat

La Fundación Goerlich, que el lunes alertaba de la destrucción del chalet, va a pedir una reunión urgente con la concejala de Urbanismo, Inma Amat, para conocer los detalles del caso y decidir las acciones que emprenderá ante este grave episodio. El colectivo recuerda que el chalet se puede reconstruir porque se dispone de todos los planos originales. Asimismo, insta al consistorio a que esta pérdida patrimonial sirva para acelerar los trabajos de catalogación del patrimonio arquitectónico de la ciudad.

Compartir el artículo

stats