Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bonrepòs y Massalfassar ponen cámaras para frenar el vandalismo

«Es una lástima tener que llegar a este extremo», afirman los alcaldes

Cartel que indica la instalación de cámaras en Bonrepòs. | A.B.M.

Diversos municipios de l’Horta Nord han decidido poner freno al vandalismo que sufren algunas de sus instalaciones municipales con la colocación de cámaras de videovigilancia que sirvan tanto como elemento disuasorio como para identificar a los autores y que puedan responder por su incivismo. Éste es el caso de Bonrepòs i Mirambell, y Massalfassar, que curiosamente, ambos tiene la zona de paelleros como objetivo de los infractores para realizar sus destrozos.

En el caso de Bonrepòs i Mirambell, el parque de los Paelleros cuenta desde este miércoles con diversas cámaras de videovigilancia. El consistorio dirigido por la socialista Raquel Ramiro ha tomado esta decisión tras los destrozos en el mobiliario urbano y los aseos del parque acontecidos en las últimas semanas. Además, se han encontrado pintadas y graffitis que también perjudican gravemente el entorno. «Ya empezaron a cometerse actos vandálicos hace seis meses, pero no ha sido hasta ahora cuando hemos podido poner cámaras tras superar la diferente tramitación burocrática», explica Ramiro, quien lamenta que se haya tenido que llegar a este extremo. «Es una lástima porque al final esto se repara con dinero de todos y ya estábamos algo cansados de tener que gastarnos dinero de las arcas municipales y esperamos poder acabar con estas acciones con las cámaras».

Las cámaras, que funcionan las 24 horas, están controladas directamente por la Policía Local, que se encargará de revisar las grabaciones en caso de que suceda un acto vandálico. De esta manera, el ayuntamiento espera poder distinguir los hechos vandálicos que atenten contra el mobiliario público e identificar a las personas causantes.

Hace una semanas también se produjo la quema de varios contenedores en la población, «hechos que no guardan relación, aunque de todas formas si consideramos necesario poner cámaras en otros puntos conflictivos de la localidad, lo haremos», reconoce la alcaldesa.

El Parc del Llavaner en Massalfassar, objetivo de vándalos. | A.M.

En trámites

Siguiendo el ejemplo de Bonrepòs, Massalfassar también quiere instalar cámaras de videovigilancia en el Parc del Llavaner, que apenas 24 horas después de abrirse en septiembre, fue víctima de actos vandálicos.

«El grado de vandalismo ha bajado comparado con el de las primeras semanas, donde nos destrozaron las luminarias, pero aún así se están produciendo acciones y queremos acabar con ellas», señala el alcalde Higinio Yuste (Ciudadanos). Tras los primeros actos incívicos el consistorio decidió dar un voto de confianza a los usuarios, colocando carteles de concienciación, pero no ha sido suficiente.

«Ya tenemos la autorización de Delegación de Gobierno para instalar las cámaras, y ahora estamos en el proceso de ver diferentes presupuestos para elegir las más adecuadas, con la intención n de poder colocarlas cuanto antes y poder proteger una parte muy importante de nuestro patrimonio en la que este ayuntamiento ha realizado una gran inversión», concluye el alcalde.

Compartir el artículo

stats