Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colapso sanitario en la Coma

El traslado de una médica a Bétera deja al centro de salud con dos facultativas para una población de 6.500 cartillas

Pacientes del centro de salud de la Coma, ayer, a las puertas de la instalación. | L-EMV

El centro de salud del barrio de la Coma, en Paterna vivió ayer, de nuevo, un colapso. El consultorio médico se ha quedado con solo dos facultativas para dar asistencia a una población de más de 6.500 cartillas de residentes en la Coma, Más del Rosari, Bovalar-Casas Verdes y La Pinaeta.

El ambulatorio, situado en el barrio de acción preferente, tenía hace más de un mes una plantilla sanitaria formada por tres médicas de familia, más otra facultativa denominado en el argot como de «no demorables», es decir, que se encarga de las urgencias, del refuerzo de covid o de atenciones rápidas. El centro paternero también cuenta con servicio de pediatría, con dos profesionales para unos 2.200 menores, además de enfermería y la Unidad de Conductas Adictivas.

Pero desde hace unas semanas, según ha podido saber este diario de varias fuentes consultadas, una de los tres facultativas de medicina general se marchó al centro de salud de Bétera, dejando la plantilla médica de familia en solo dos médicas, más el apoyo de la encargada de «no demorables», pero que desde ayer se encuentra también de baja.

Y mientras la sexta ola de la pandemia sigue creciendo tras las fiestas navideñas, las agendas para las visitas se siguen rellenando, pero con menos manos. Así, durante la jornada de ayer el colapso en el consultorio era considerable ya que las dos profesionales que quedaban se enfrentaban a una agenda por encima de los sesenta pacientes, más las citas de la facultativa que se marchó a Bétera, cuyo libro de visitas se ha mantenido abierto con fecha máxima del 24 de enero.

La vacante dejada por esta profesional no ha sido cubierta por el momento. Tampoco una cuarta plaza, muy demandada por pacientes y personal del centro desde hace varios meses.

Por su parte, fuentes oficiales de la Conselleria de Sanitat aseguraron que durante este mes, basándose en los datos reflejados en el sistema Abucasis, donde se recoge toda la información relativa al centro de salud, «han trabajado tres médicos de familia durante todos los días». También han estado prestando atención sanitaria ambos pediatras, apuntaban las mismas fuentes.

Asimismo, el ambulatorio de la Coma pierde en días concretos a uno de los pediatras, debido a que también cubren turnos nocturnos de urgencias y deben descansar. Ayer, por ejemplo, uno de los dos especialistas no pasó consulta por la guardia del día anterior.

Tampoco se están atendiendo las urgencias en el consultorio a partir de las tres de la tarde y se deriva a todos los pacientes hasta el centro del Clot de Joan, en el casco urbano de Paterna.

Y es que la presión asistencial y la saturación que viene sufriendo el centro de salud de la Coma no es nueva. El pasado agosto, este diario informaba que el ambulatorio tuvo que cerrarse debido a que las tres médicas de familia se encontraban de baja. Coincidiendo con esta circunstancia, se conocía que la plantilla había remitido un escrito a la Conselleria de Sanidad y el Hospital Arnau de Vilanova, de los que depende, relatando el importante aumento de la agresividad contra las instalaciones, el material del consultorio auxiliar y el propio personal médico por parte de los usuarios. La plantilla llegó a recoger firmas para exigir a la conselleria cámaras de vigilancia y un puesto de policía o guardia civil para velar por su seguridad.

Villajos: «Pagamos muchos impuestos, y pocos servicios»

La presidenta del Partido Popular de Paterna, María Villajos, calificó de «indignante, una vez más» que el centro de salud de la Coma «tenga solo dos médicos». La concejala del PP recuerda que el gobierno socialista «prometió que habría cuatro y, de momento, solo hay dos». María Villajos afirma que «son muchos los impuestos que pagamos los vecinos y vecinas de Paterna, y pocos los servicios que recibimos». Para la popular los vecinos «no merecen que el gobierno socialista les quite su derecho a tener una sanidad pública y de calidad».

Compartir el artículo

stats