El Ayuntamiento de Meliana ha iniciado el proceso para adaptar la regulación de su huerta y su playa a los planes de acción territorial de la huerta (PAT de l'Horta) y de la infraestructura verde del litoral (Pativel), aprobados en 2018, en lo que se refiere a los usos, dentro del proceso de revisión integral del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la población. Por el momento, la memoria ha sido aprobada por todos los grupos municipales en el pleno a excepción del Partido Popular y se encuentra en exposición pública.

Meliana está inmersa en el proceso de actualización del PGOU (que data de 1991), desde el año 2010, cuando inició el proceso con el plan de participación pública y la aprobación del documento consultivo. En el 2014, la Generalitat aprobó el documento de referencia y, en julio del 2018, el consistorio dio luz verde a la versión inicial del plan estructural. Al aprobarse con posterioridad el PAT de l'Horta y el Pativel, “era del todo necesario aprobar la adaptación del PGOU en los planes territoriales vigentes para facilitar la gestión urbanística y evitar entrar en contradicciones entre los diferentes planeamientos" y tener "una visión más de conjunto del territorio, tanto en la huerta como en el litoral”, explica el alcalde de Meliana, Josep Riera.

Kilómetro y medio de playa

Con la aprobación de la memoria, se clarifica la gestión del casi kilómetro y medio de franja litoral del municipio. Una playa que el catálogo de playas considera como “natural común” y que es de las pocas no urbanizadas en el norte de la ciudad de València, considerada en el plan de la huerta como una “ventana abierta en el mar”, puesto que es una de las pocas que permite la continuidad paisajística y visual desde la zona agrícola.

El PGOU de 1991 preveía para esta playa un plan especial que durante décadas no ha sido posible poner en marcha por parte del consistorio por la particularidad de esta franja de litoral "con afecciones muy importantes y limitadoras”, algunas impuestas por el Estado por la proximidad de la V-21 o por la Confederación Hidrográfica del Júcar por las diferentes gargantas de desagüe de toda la llanura de la huerta. Además, la parte medioambiental y de los usos es competencia de la Generalitat.

El Pativel ha aclarado todos los usos y afecciones sobre esta pequeña playa de forma que quedan bien definidos. Así, Riera ha indicado a Levante-EMV que ese plan de acción permite rehabilitar y mantener las construcciones ya existentes, un antiguo camping que se convirtió en terraza de verano y otros tres inmuebles, "pero solo podrán tener un uso residencial u hostelero de restaurante, con el horario que ello significa, y no podrán ser locales de ocio", ha indicado el mandatario.

Más usos en la huerta

Y respecto a la huerta, el PGOU de Meliana era "muy restrictivo" y ahora, con el PAT de l'Horta, se regulan y se permiten ciertos usos y actividades complementarias a la agrícola como la venta de productos de la huerta, alojamientos y actividades de turismo rural o de restauración, que el PGOU no permitía.

Huerta de Meliana. GVA

Todo ello teniendo en cuenta que la zona está catalogada como huerta de máxima calidad agrológica y de máxima protección (H1)”. Además, en las alquerías que todavía perviven, se detalla cómo se puede intervenir o hacer ampliaciones, además de determinarse cómo ha de ser el tratamiento de la red de acequias y de caminos, la configuración de las explotaciones agropecuarias o la ubicación de las casetas de herramientas y aperos, entre otras.

Para el alcalde, la memoria aprobada es "un documento y de un acuerdo muy importantes para la gestión urbanística del municipio, puesto que los dos planes territoriales afectan la mayor parte del término municipal".